lunes, 20 de diciembre de 2010

Informe Wikileaks

- ¿Qué tal Penelas? Hace tiempo que no lo veíamos por aquí. ¿Por dónde anduvo?

- Bueno, estuve en Chile y luego viaje a España. Di varias conferencias, presenté mi antología poética, me entrevisté con gente, estuve con grandes amigos…un poco de todo. Pero es verdad, a este bar hace tiempo que no vengo.


- ¿Razones del café, aumento de precio, mala atención?

- Tal vez un poco de todo, pero no, no; quédese tranquilo. Hay tipos que vienen que ya no me gusta el boliche. Ese, fíjese, el de los anteojos negros, parece de la cana, un tira clavado, un tipo que se disfraza de abogado y es prestamista…no sé. Un mal bicho. Además cambiaron el local, lo modificaron, lo quisieron hacer más pituco y les salió una mersada. ¿No se dan cuenta? Miren como se sientan, mire lo que piden, miren como les sale el culo de las sillas.

- Penelas, no lo entiendo. Viene más gente…

- Más clientes, querrá decir.

- Bueno, como usted quiera. Déjeme que le explico algo. La vida se deja llevar por ilusiones, por esperanzas. ¿No se da cuenta? Los cumpleaños de quince, la fiesta de la abuela, las despedidas de fin de año, la vida después de la vida. Son ilusiones ópticas, ilusiones colectivas. Ganar un torneo de fútbol, ver que el colesterol baja después de tomarse la pastillita, hacerle una promesa a la Madre María… todo es venta, todo es un curro gigantesco. Fíjese en los consorcios, en los hoteles alojamientos, en las elecciones parlamentarias o presidenciales. Curro, profe, curro. Usted porque está dale que te dale con la poesía y esos autores que no conoce nadie. No salen por la tele ni se los ve en los diarios. Pero la verdad de la milanesa es otra. Lo importante es la técnica de venta…

- ¿Sabe que estuve revisando el trabajo de Neil Postman sobre Huxley y Orwell. Fundamental, fundamental. Esto lo va a entender. En un momento escribe: “…el problema no es que la gente se ría en lugar de pensar, sino que no sabe de qué se ríe ni por qué ha dejado de pensar”. ¿No se cansa de estar de pie? Siéntese, por favor.

- Usted es un caballero medieval, poeta. Laburo de mozo, no me puedo sentar ahora. Es bueno lo de ese sociólogo, ¿no? Bueno, le contaba. Lo importante es la venta, cómo hago para venderle a otro, por ejemplo, un cajón para cuando se muera. O venderle un nicho, entusiasmarlo, mostrarle fotos con árboles, pajaritos y entusiasmarlo. Lo importante son esos tipos que les venden condones a las monjas de clausura. ¿Entiende? Un tipo así es fenomenal, un tipo así merece ser diputado, jefe de bancada, ministro de salud o de educación. Jefe de gobierno, economista. Le mueve los sueños, las esperanzas. Lo engaña, pero lo engaña con cariño, lo emborracha de pasión, de idolatría. Le dice a usted que es pobre pero que eso lo hace bueno, lo convierte en santo o en revolucionario. Usted se lo cree y le levanta el ánimo. Hasta tiene ganas de voltearse a la vecina o a la hija del cerrajero. Son tipos que le pegan a la conciencia, al desencanto. Son como los pastores que pontifican en las plazas o en las esquinas de los barrios. Son como los muchachos de la patota, de otra manera, claro. Uno termina ovacionándolos. Y cuando sé da cuenta, si se llega a dar cuenta, ya es tarde. Como buen pelotudo – por favor, no se lo digo a usted, Penelas; me entiende, es una forma de decir, yo sólo tengo quinto grado – o se hace negativo o busca a otro líder, a otro tipo que le venda el espectáculo. Son como los políticos, como los periodistas, como los actores, como los empresarios, como los intelectuales, como los sindicalistas…como todo el mundo, mi querido amigo. Como todo el mundo.

- ¿Se da cuenta por qué hace tiempo que no piso el café? Usted me escuchó hablar, me leyó dos o tres artículos y ahora repite como un simio. Me preocupa el asesinato de Mariano Ferreyra, la complicidad de la burocracia sindical, la mirada mezquina o el silencio de ciertas organizaciones. Le doy datos concretos que no se dicen en todos lados: los contribuyentes norteamericanos ignoran que están financiando – fíjese el modus operandi - presiones al gobierno español para frenar las causas judiciales abiertas en España contra políticos y militares aparentemente involucrados como las torturas en Guantánamo…

- No, profe, no. Creáme. Escuchar lo escuché, pero me habla en difícil y me olvido de las cosas que dice. Leer, lo que se dice leer algo suyo, nunca. No lo tome a mal. Y lo de España ni lo sabía. Apenas me entero ahora del culebrón de Jaime, De Vido, Moyano, Macri, Fernández y toda la compañía. Sigo, sigo. La gente quiere un Mesías, un ser que le ordene la vida, que lo perdone, que le marque el camino, que lo bendiga, que lo guíe. No importa si es un psicoanalista, un cura, un tipo que le vende merca o el concejal del barrio. A veces es el flaco de la ferretería o el diariero. ¿No vio como se viste Morticia? A la gente le enseñaron a ser rebaño, a soñar con los ángeles terrenales y celestiales, a obedecer, a votar, a ser confidente del portero del edificio. Luego se le viene el carnaval encima. El matrimonio, los créditos, la otra familia, el laburo, el socio, los parientes de los parientes, los amigos de esos ñatos, usted sabe… Hay mujeres que le obligan a los hombres a mear sentados, como si estuviesen en la silla gestatoria (esa sí, esa me la enseñó usted), a confiar en las elecciones, en las dietas de la luna, en la existencia gris y penosa que…Penelas, me deja hablando solo. ¿Vuelve? ¿Y la propina, profe? Además, el café aumentó. Juro que no le hablo más, que lo dejo leer, que lo dejo escribir. Antes de fin de año dese una vueltita. Perdone, jefe, perdone. Qué sé yo que pasa. Ni le pregunté por la locura y el negociado de Soldati. No hablo con nadie y usted parece que escuchara. En fin... Puta madre, ya ni se lo ve. Me olvidé de felicitarlo por Independiente.

Carlos Penelas
Buenos Aires, diciembre de 2010

martes, 14 de diciembre de 2010

Calle de la memoria alta

Buenos Aires, 2010.
Centro Cultural y Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte.
Plaqueta.
Prosa. Poesía.

Un viaje a Coirós
Hay nombres que llegan de la infancia. Nombres cargados de afecto, de mitos. Palabras que navegan en esa niebla del ensueño, en la niebla de los hijos de la diáspora. Podemos levantar la cabeza y decir verraco vetton. Y es hermoso el término, bella la imaginación, utópico el pronunciar. Pero eso es parte de la inteligencia emocional. En cambio si decimos casi balbuceando, casi como un rezo pagano, si decimos digo, Betanzos, Espenuca o Coirós, hablamos de la infancia, de nuestros padres. Es así como vemos sus manos, sus caricias, sus miradas. Y escuchamos sus voces.

Uno evoca la Escuela de los Inmigrantes de Coirós, la Escuela de los Inmigrantes Fillos de Ois. Uno pronuncia en calma y viene Santa María de Oís. Y el mirador de Espenuca. Y el puente romano. Y un niño labriego con una honda de David buscando sus ovejas. “Manolito, Manolito…” Qué sencillez, uno piensa. Qué cosa simple esta de las palabras, de los sentimientos, de las escrituras mágicas. Regresa la casa, el hogar, el rostro de la abuela. Es entonces cuando recordamos lecturas y mencionamos a los griegos que no creían en el regreso. Ulises no regresaba para quedarse, regresa para volver a zarpar.

Estuve recorriendo Coirós. En silencio, con dos amigos: Manuel Fiaño y Miguel Gayoso. Los iba escuchando en el auto mientras evocaba la playa de Pedrido, el Pazo de Marinán, Fisterra, el faro de Touriñán, Muxía. Llevaba en mi memoria el nombre de “Foucellas”, las cálidas palabras, las inteligentes palabras de Alfredo Erias. Y la presencia de mi hermano menor: Manuel Suárez Suárez. También llevaba en mí la generosidad y el afecto de Alexandre Nerium junto al recuerdo de un cuento maravilloso de Manuel Rivas. Así iba internándome en los senderos de Coirós. Aun faltaba conocer Navalafuente, aun faltaba recorrer Patones. Y Gijón y Oviedo. La emoción poética, les dije a mis compañeros de ruta, genera otra realidad, otra opción. A veces es testimonio, entreteje lo íntimo del ser: su libertad. Los límites de mi lenguaje son los límites del mundo, agregué.

Desde la época de Mendiño, ese juglar renovado y misterioso, la poética gallega tiene el recuerdo del gozo, el deseo y la esperanza de volverlo a gozar. Es así, pensaba en silencio mientras Coirós confrontaba otra imagen, otra guía interior. En estos caminos suelen cristalizarse la melancolía o la saudade de la enamorada. Sentía (no se los confesé en esa oportunidad) una simbiosis del paisaje con el sentimiento. El paisaje no es decoración, es confrontación y compañía. Nos enfrenta y nos habla. El lirismo de ese paisaje gallego es difícilmente superable. Entonces vinieron a mis oídos – al cerrar brevemente los ojos – unos viejos amigos: Martín Codax, Xohan Zorro y el rey Don Denís. La poesía celta, para el poeta Matthew Arnold, pertenece a un mundo pagano y mitológico. Una vez más la magia se halla extendida y los dioses vuelven a mezclarse con los sucesos humanos.

Escucho un lenguaje que parece reinventar siglos, formas de máxima concentración, una conciencia clavada en el devenir del ser. Sé que el carácter mítico no es privativo de un sitio particular. Sé también de la mitología personal, de lo alegórico, de lo metafórico. Al bautizar las cosas nace la ingenuidad, la unicidad del hecho mítico. Vivimos un estado de gracia, de éxtasis; un sentido determinista del destino. Más claro: la visión mítica de la realidad.

Coirós, Espenuca, Betanzos, quieren decir no estar solos. Saber que en esa gente, en esos bosques, en esas piedras, hay algo tuyo. Que son cosas que te esperan. Muchos, la gran mayoría tal vez ni lo imaginen. Pero uno sabe que otra ciudad emerge, otros bosques, otros manantiales. Un tono intransferible que persiste. Tal vez tenga relación con la diáspora, con la pérdida, con el exilio, esa alianza entre el silencio y la palabra. Tal vez esa situación hipnótica que sentimos tiene relación con la búsqueda de nuestras raíces. Quizá de allí el desarraigo, la melancolía; un hijo perdido entre el despertar del tu y del yo.

Sé que ya nadie puede desoír lo que la experiencia onírica convoca: el poema se forja de adentro hacia fuera. Y para que el poema alcance condición de tal tuvo que haber dicho una verdad muy honda y personal. La palabra, a veces, es una mirada perdida, infinitamente cansada. Una mirada que siente la fugacidad pero al mismo tiempo la rebeldía. La decisión de poetizar es lejana e incomprensible. Visiones, atmósferas, imágenes, fragmentos.

¿Qué se le muestra de un lugar a un extranjero?, me pregunto. Ahora viajo Coirós desde el sillón de madera de mi escritorio. La voz recuerda no precisamente el olvido, sino lo que hemos elegido olvidar. Estos nombres los llevaré conmigo hasta el fin de mis días. Son los secretos de la infancia, los rostros de mis padres, de mis tíos, de mis hermanos. La fotografía del abuelo Pedro y la del abuelo Tomás. Y los barcos, las cartas, las cerillas. El poeta siente el peso de las almas, escribió Víctor Hugo.

Carlos Penelas
Buenos Aires, noviembre 9 de 2010

-----------------------------------------------------------------

Calle de la flor alta

I

Una sombra del amor existe
en lo más secreto de vos, deseada.
O en mi corazón, no lo sé.
Como una aldea luminosa
en el centro de una línea de agua.

II

Los príncipes solitarios
son estos niños que mueven
la delicadeza del aire y del cencerro.
Un sueño medieval,
una infancia que insinúa belleza.

III

La luz de esta catedral
roza la piedad derruida del campanario.
Las cigüeñas recogen las sombras
de la niebla. Del amor que en ti existe
siento un halo. Y el mar, el mar…

Carlos Penelas

domingo, 12 de diciembre de 2010

Presentación de "El libro de los talleres XI"

La Editorial Dunken presentará el volumen XI de El libro de los talleres. Como en ediciones anteriores, contará con trabajos de los alumnos de Carlos Penelas tanto en sus talleres individuales como en los grupales en la Biblioteca Carlos Sánchez Viamonte.

Otro año más en el que los talleres literarios de Carlos Penelas son incluidos en la nueva edición de El libro de los talleres, de Editorial Dunken. En esta ocasión, a los talleristas individuales se les agrega como novedad aquellos que han cursado en la Biblioteca Carlos Sánchez Viamonte a lo largo de 2010.

La presentación del libro se llevará acabo el miércoles 15 de diciembre en la sede de la editorial, Ayacucho 357, ciudad de Buenos Aires, a las 19 hs.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Independiente campeón de la Copa Sudamericana 2010

El Rojo de Avellaneda obtuvo su 16º título internacional de su historia, el primero luego de quince años. El Rey de Copas venció al Goiás de Brasil 3-1,y forzó la serie de penales, donde se impuso por 5-3.

martes, 7 de diciembre de 2010

Nueva plaqueta de Carlos Penelas

El Centro Cultural y Biblioteca Popular Carlos Sánchez Viamonte publicará Calle de la memoria alta, plaqueta de Carlos Penelas.

Son cuatro artículos relacionados al último viaje del escritor por Galicia, Asturias y Madrid. Además, la obra cierra con el poema "Calle de la flor alta".

Se trata de una edición limitada fuera de circulación comercial.

viernes, 3 de diciembre de 2010

El gran guiso criollo

Siempre hablo de lo mismo. Me cansa, me harto de hablar de lo mismo. Vemos restauraciones serviciales, diplomáticos afónicos, una suerte de borrachera sistemática mezclada con salsas, frijoles, garbanzos, tucos, trozos de mortadela y fideos codito. Camiseta y contubernio, mate y oratoria folklórica. Y a remover hasta el fin de los días. Y otra vez a empezar. Es triste, es lamentable, es desolador.

Recuerdo cuando los compañeros del PC decían que había que apoyar a la Unión Soviética, nuestra madrecita, en contra del imperialismo. No se hablaba del stalinismo, de los campos de concentración, de las invasiones sin piedad, de los cuerpos arrojados al Volga y a otros ríos. No se hablaba de las purgas, de las traiciones, desviaciones, asesinatos en masa, persecuciones. No, el problema estaba en el imperialismo, lo de la URSS eran temas coyunturales, luchas internas de un plan revolucionario, focos de los mencheviques, ciertas contradicciones de todo proceso histórico. Y de los agentes de la CIA con la contrarrevolución y pactos neocoloniales. Entre estos agentes estaban desde Trotsky hasta aquellos poetas, intelectuales, profesores, artistas, empleado o trabajador que cuestionaban al padrecito y los avances indiscutibles de los revolucionarios.

Recuerdo que en los años setenta se hablaba de apoyar a Perón (Teniente General de la Nación, no olvidemos) para que se “queme” definitivamente y entonces la “izquierda” y la clase obrera y el peronismo revolucionario (nunca logré entender cúal era uno y cúal el otro) y los sectores “progresistas de la burguesía nacional” tomarían la hoz y el martillo – y la bandera roja, claro– para comenzar la revolución que flameaba en Corea del Norte, en China (no, en China no), en Cuba y en tantos lugares de América Latina. Y era una confusión de nombres y tácticas y estrategias y bombos y aliados y enemigos que a uno, con una visión peligrosamente anarquista, peligrosamente troskista, le era muy dificil de comprender.

Todo se renueva y todo vuelve a lo mismo. Uno se santigua, mira nuevas escenografías, nuevos telones que causan vértigo. Distintos nombres, diferentes caudillos, otros ladrones, otros corruptos. Siempre suelo preguntarles algo a ciertos caballeros populistas. Supongamos que un torturador, un hombre -de la policía, ex boxeador o militante de esta antropología social– torturase a Licio Gelli, al Generalísmo Francisco Franco o al dictador (y compañero de otros abanderados) Alfredo Stroessner. Es evidente que el torturar es un actor canallesco, vil; nos produce naúseas. Pero también podríamos afirmar que los señores torturados -es una fantasía, por favor- no son representantes de lo mejor de nuestra humanidad. ¿Dónde nos ponemos? ¿Cúal es la víctima y cúal el victimario? ¿Hay una ética de izquierda y otra de derecha? ¿Hay cárceles nobles y otras vejatorias? ¿Y los templos qué representan?

La verdad es que da asco. Asco los mitos, las leyendas, las corporaciones, las banderas, las lecturas conventuales, los héroes y los canallas que en nombre de la libertad, el hambre o la injusticia, llevan adelante estos engendros. Como las nuevas generaciones saben poco y nada aplauden, generan trincheras, continuan con los monólogos de los hombres providenciales. No importa que éstos mientan de manera desenfadada, quintupliquen su patrimonio o representen la conjura de los predestinados. O hayan sido asesinados por militares o esbirros.

Sabemos de sobra qué es la derecha, qué son los marines o la CIA. De sobra que es el imperialismo o una ideología reaccionario. Pero estos señores no son precisamente libertarios, son liberticidas con banderas y pancartas que hablan de libertad, de igualdad social, de planificación. Sabemos con claridad el significado del fascismo o del nazismo. Desde el Poder aplastan, reprimen. Francamente deleznables, chovisnistas cuando no testaferros mediocres.

Hay alusiones plátonicas, una legión de especialistas en miserias, mensajes intimidatorios. Sin duda, hay casos aislados. Pero la gran mayoría articula humillaciones, pactos rituales. Perplejidad, podriamos escribir. Perplejidad y desencanto ante algo que vemos pudrirse, que da mal olor, que implica complicidades, distracciones. Somos sobrevivientes de lo retórico. En medio de basurales, de hambrunas, de engaños, de promesas, de marchas y contramarchas, de líderes y libros canónicos. Y de nostalgias baratas, mistificadas en contubernios. Una buena noticia, una muy buena noticia. Las prostitutas pueden usar condones. El Santo Padre lo aceptó. Un camino hacia la salvación y la fe. Ha tenerlo en cuenta, querido lector. No todo es Wikileaks ni Julian Assange ni Cryptome.

Carlos Penelas
Buenos Aires, dicembre de 2010

lunes, 29 de noviembre de 2010

Carlos Penelas presentó en España su libro "Antología personal"

El escritor y periodista Carlos Penelas realizó recientemente una gira por España para presentar su último libro de poemas, Antología personal y ofrecer una serie de conferencias sobre poesía y literatura.

Durante su estadía, además, se reunió con la presidenta del Parlamento gallego, Pilar Rojo; con el senador nacional José Manuel Bouza y con los alcaldes de Betanzos, María Dolores Faraldo, y Teo, Noriega Sánchez, y compartió encuentros con el escritor Manuel Suárez, la poeta Aurora Rivas, la escritora Marisa López Penas, el director de la revista cultural ‘Las cuatro Aldeas’ de Coirós, Manuel Fiaño, el documentalista Marcos Gallego, con Alfredo Erias, director del Museo das Mariñas de Betanzos, y Alexandre Nerium, director del Museo de Finisterre, entre otros.

En el primer tramo de su viaje, en Santiago de Compostela, lo recibió su amigo y colega, el escritor Manuel Suárez Suárez. Allí, reconoce, comenzó un viaje entrañable por una tierra que siempre le resultó cercana por ser la tierra que tanto quiso su padre y de la que siempre le habló.

En Teo le esperaba el alcalde, Noriega Sánchez, autor de una iniciativa que –de aprobarse– convertirá en texto de lectura en los colegios de Teo y de Galicia su poema "Los trasterrados". Un poema sobre la emigración gallega que, para Sánchez, explicó Penelas, “es una lección de historia sobre la emigración gallega”. “Para mí –contó– fue conmovedor encontrarme con réplicas de mi poema impreso en gigantografías expuestas en lugares públicos de la ciudad". En Betanzos compartió “gratos momentos” con la alcaldesa, María Dolores Faraldo, y con el director del Museo das Mariñas, su amigo Alfredo Erias. En Finisterre, acompañado por Manuel Suárez, visitó el Museo de Pesca que dirige Alexandre Nerium. “Fue un momento muy emotivo”, explicó, porque en el museo se exponen cinco poemas que hablan de Finisterre y uno de ellos es el suyo.

Ahí lo aguardaban varios periodistas y el director de cine Marcos Gallego. Este joven documentalista planea filmar una película en la que abordará la problemática de la emigración; obra que estaría rodando a partir del año próximo y que tendrá a su hijo, Emiliano Penelas, también cineasta, como director de fotografía.

Estando en Santiago de Compostela, recibió una invitación para entrevistarse en privado con la presidenta del Parlamento gallego, Pilar Rojo, con quien –según relató– conversaron sobre literatura pero también sobre la emigración, la situación de las instituciones de la colectividad en Argentina y la crisis española.

Asturias fue otro de los destinos de su viaje. Allí, visitó las ciudades de Oviedo y Gijón donde ofreció una conferencia, invitado por el Ateneo Obrero de Gijón, gracias a una iniciativa de la poetisa Aurora García Rivas.

En Madrid, en su conferencia, Penelas se introdujo en la vida y la obra del escritor español Miguel Hernández. En este trayecto de su viaje recorrió 25 ciudades.

“No solamente estuve en museos y otros sitios culturales de la ciudad; visité Miraflores de la Sierra en homenaje a Vicente Alexandre y a Ramón y Cajal”, contó, y detalló: “También estuve en Ávila, Segovia, Alcalá de Henares, Sigüenza y Torre Laguna, donde está enterrado Juan de Mena, uno de los grandes poetas prerrenacentistas españoles”.

Antes de regresar recibió el llamado del senador José Manuel Pérez Bouza invitándolo a presenciar un pleno en el Senado en el que participó el presidente Rodríguez Zapatero.

Tras presenciar la sesión, Penelas mantuvo una entrevista con Bouza, quien, además, le presentó a algunos de sus colegas de distintas extracciones políticas, se explayó el escritor.

Con casi todas las personas con las que se reunió, pero fundamentalmente con los políticos, señaló, conversaron sobre su último libro Antología personal, literatura, la emigración, la situación de las asociaciones de la colectividad en Argentina y la crisis española.

“Ellos tienen, en general, un panorama bastante claro de la decadencia de nuestras instituciones en el país y de las instituciones gallegas en particular, aseguró, y añadió: “Les preocupa la situación porque ellos pueden colaborar hasta un punto y el resto será algo que tendrán que hacer las asociaciones de Argentina”.

En lo personal, concluyó, es la primera vez que encuentra a referentes de la política y la cultura española tan receptivos e interesados en conocer la realidad de la emigración y las asociaciones de la colectividad. “Fue un viaje entrañable en lo afectivo y muy rico en lo profesional”, reflexionó el escritor.

Mariana Ruiz
Galicia en el Mundo, 29 de noviembre de 2010

jueves, 25 de noviembre de 2010

Calle de la flor alta

I

Una sombra del amor existe
en lo más secreto de vos, deseada.
O en mi corazón, no lo sé.
Como una aldea luminosa
en el centro de una línea de agua.

II

Los príncipes solitarios
son estos niños que mueven
la delicadeza del aire y del cencerro.
Un sueño medieval,
una infancia que insinúa belleza.

III

La luz de esta catedral
roza la piedad derruida del campanario.
Las cigüeñas recogen las sombras
de la niebla. Del amor que en ti existe
siento un halo. Y el mar, el mar…

Carlos Penelas

lunes, 22 de noviembre de 2010

Navalafuente

Navalafuente no es nada. Apenas una pequeña villa de Castilla, perdida en las estribaciones de las sierras de Guadarrama. Un pueblito con una calle que se llama Travesía del Peral, con algunas casas, algunas tabernas, una panadería, unas vacas con cencerro que se las escucha de lejos. Y un arroyo con un sendero silencioso que con toda seguridad Azorín hubiera recorrido a gusto. Como en casi todos los pueblos de la zona se conserva el Potro donde se herraba al ganado. También hay unos toros de lidia y algunos caballos que pastan olvidando el tiempo y la sequía. Y una iglesia. Y una escuelita que en invierno mira la blancura de la nieve en las montañas. Una escuelita limpia y diáfana donde concurren los niños con sus canciones.

Navalafuente no es nada. En este pueblo di una conferencia recordando el centenario del nacimiento de Miguel Hernández. Y unas niñas de la escuela leyeron poemas del poeta nacido en Orihuela y muerto en una cárcel de Alicante. En una casa de esta villa habitan tres pequeñas hadas: Florencia, Sol, Camila. Una casa sencilla, de una dificilísima sencillez de vida. En esa casa habitan los padres de las princesas: Patricia y Ariel. Y doña Carmen, la madre de Patricia. Y Wendy, una perrita juguetona que solía saltarme en la cama y buscarme por las noches para que la llevase al monte. Ellos son mis amigos, me protegieron de la vida, me dieron afecto, ternura. Y generosidad. De manera cotidiana, instintiva, natural. Son de una bondad que da envidia. Una sana envidia, desde luego. Soportaron mi humor, el bueno y el malo.

En más de una oportunidad llevaba a Camila a la escuelita, por la mañana. Me ponía el abrigo y la boina que me regalaron en Compostela y la llevaba de la mano. Y hablaba con el maestro; saludaba a otros niños y a sus madres. Luego regresaba para desayunar y recorrer el mundo. Con Rocío y los amigos. Porque en Navalafuente pude descansar de la intensidad emocional de Compostela, Fisterra, Betanzos, A Coruña, Coirós, Gijón, el mar Cantábrico, Oviedo…

Navalafuente es todo. De allí partí para conocer Torrelaguna, en el límite con la comunidad Castilla-La Mancha. Estuvo habitada por celtíberos y romanos. En la Iglesia Parroquial de la Magdalena , de tipo basilical, descubrí la tumba del poeta judeoconverso -del prerrenacimiento español- Juan de Mena. Un poeta culto, con la tradición galaico-portuguesa. También visité el Alfolí de la Sal.

De Navalafuente fuimos a Buitrago del Lozoya, con su recinto amurallado, para admirar la colección de Eugenio Arias en el Museo Picasso. Y en Robledillo de la Jara admiré la Taberna Museo, un museo etnográfico, en la calle Soledad 12.

Como dije al comienzo, Navalafuente no es nada. Es una villa donde el silencio nos hace ver nuestro interior. En la casa de Ariel y Patricia, en ese pueblito, almorcé un sábado con Marisa López Penas, autora junto a José Antonio Marina, de Diccionario de los sentimientos. Crecieron los aires al evocar revoluciones, textos, pensadores, vocablos hermosos. Y recordamos a Amancio Prada.

Un día fuimos a Patones. A Patones de arriba, para ser más precisos. Una ilusión, un pueblo mágico, con leyendas napoleónicas y mitos desde la edad de hierro. Tuvo un rey el que “vendía carguillas de leche en Torrelaguna”. Patones de Uceda, Juan Prietto, 1769. Ecomuseo de la pizarra, arquitectura negra, ejemplo de arquitectura de pizarra de España.

Pude hablar con doña Tomasa, una mujer de 89 años, una mujer que nunca salió de su villa en La Puebla , el punto más lejano de Madrid, el último. Un milagro el paisaje, las casas, los chorizos, el vino y la tortilla. Y la gente.

Navalafuente no es nada. Desde allí fuimos a Pedraza, al castillo de Zuloaga. Y a Manzanares El Real, al castillo de Santillana. Y Guadalix de la Sierra , donde se filmó Bienvenido Mister Marshall, de Luis García Berlanga. Todos los días recorríamos las carreteras en busca de bosques, alturas y secretos. Sigüenza, Alcalá de Henares, Ávila, La Granja de San Ildelfonso, Valdemanco, Miraflores…y por supuesto Madrid, con sus museos, sus cafés, sus rincones míticos, sus parques.

Al hablar de Navalafuente surgen imágenes, nombres, recuerdos de lecturas. Vicente Alexandre, Santiago Ramón y Cajal, Cervantes, Santa Teresa, San Juan de la Cruz , Gabriel Miró, Clarín, Jovellanos, María Rosa Lida, la Catedral de Santa María de Sigüenza, Miguel Delibes, Gloria Fuertes, Pedro Salinas, José Hierro…

Ahora estoy en Rascafría, en el Monasterio del Paular. En La Cabrera recorremos el Convento de San Antonio con un monje argentino. Anoté en mi libreta una calle de Madrid: Calle de la Melancolía Alta. Recuerdo un gorro calañés en una sombrerería de la Plaza Mayor , unos buñuelos de viento de Casa Mira, fundada en 1842. Recuerdo el restaurante El Botín de 1725, el más antiguo del mundo. Sé bien, como señaló Fernando Pessoa, que “…los viajes son los viajeros. Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos”. También viene a mi memoria el Monasterio de San Pelayo de Ante-Altares de Santiago de Compostela. Y el Hotel Maycar, don Marcelino y doña Carmen. El Derby y Miguel Anxo Fernán Vello y el restaurante Vila, en Puerto de Lorbé. Y la Plaza del Obradoiro. Y don Roberto Lamas, un caballero español al borde de la mar. Está claro que cada hombre lleva en su mente una ciudad, un bosque, una mujer, hecha sólo de diferencias, sin figuras ni formas. Todos los viajes son partidas; jamás se regresa, jamás podremos explicar ese otro viaje iniciático.

La belleza crea amor, escribió Lisias. Navalafuente, la otra España que hay en mí.

Carlos Penelas
Buenos Aires, noviembre de 2010

sábado, 20 de noviembre de 2010

XXIV Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Editorial Dunken estará presente en el stand de la Argentina en la XXIV Feria Internacional del Libro de Guadalajara, México, que se realizará del 27 de noviembre al 5 de diciembre de 2010 en el Stand MM5. Carlos Penelas participará con Antología personal.

Recordemos que el año pasado en la Feria de Guadalajara se promocionó, dentro de la representación de Dunken, el libro Fotomontajes.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Vuelven los talleres literarios

Luego de la extensa gira por España, desde el 9 de noviembre Carlos Penelas retoma la actividad de los talleres literarios. Se dicta una vez por semana en clases individuales, horario a coordinar con el tallerista. Narrativa, poesía y crítica de libros.

Informes: 4371-6686 y penelascarlos@yahoo.com.ar

martes, 2 de noviembre de 2010

Carlos Penelas en el Pleno del Senado español‏

Carlos Penelas Abad, invitado por el senador nacional, D. Xosé Manuel Pérez Bouza, concurrió hoy al Pleno del Senado.

Penelas escuchó la exposición del Presidente del Gobierno, Don José Luis Rodríguez Zapatero y de algunos de sus nuevos ministros.

Posteriormente dialogó en solitario con el senador sobre temas relacionados con la literatura, la sociedad contemporánea y la inmigración.

Asimismo conversaron sobre Galicia y su trascendencia cultural. Penelas le hizo entrega de su Antología personal. Pérez Bouza le presentó a senadores de diversas tendencias políticas.

Finalmente lo invitó a recorrer el antiguo senado, la colección de pintura y la biblioteca.

Rutas literarias

El poeta continúa su recorrido cultural en España junto a sus amigos Patricia Marino y Ariel Danussi.

Visitó el Restaurante Botín, casa fundada en 1725. Es el restaurante más antiguo de mundo. Aquí se lo recuerda a Ramón Gómez de la Serna.

Luego visitaron Pedraza y el Museo Zuloaga en el Castillo de Pedraza.

Penelas, admirador de Benito Perez Galdós, visitó como lo hace siempre en Madrid la taberna La Fontana de Oro.

Posteriormente estuvieron en Ávila. Recorrieron la Catedral y evocaron a Claudio Sánchez Albornoz y a Francisca Sánchez, ésta última musa inspiradora de Rubén Darío.

Por supuesto, estuvieron siempre presentes Santa Teresa y San Juan de la Cruz.

viernes, 29 de octubre de 2010

Visita al Senado

Carlos Penelas visitará el martes 2 de noviembre el Senado de España. En la oportunidad será recibido por el senador Xosé Manuel Pérez Bouza.

Asistirán a la Seción de Control al Gobierno con la presencia del presidente, D. José Luis Rodríguez Zapatero. El poeta le hará entrega al senador de su antología poética recientemente publicada en Buenos Aires.

Recordemos que durante su estadía en Galicia Penelas fue recibido en el Parlamento Gallego por su presidente, Da. Pilar Rojo.

jueves, 28 de octubre de 2010

Carlos Penelas en Madrid

El poeta Carlos Penelas continúa recorriendo Madrid, poblaciones de la Sierra de Guadarrama y Segovia.

En Miraflores visitó las casas de Santiago Ramón y Cajal y Vicente Aleixandre.

En el Café Gijón le rindió un íntimo homenaje a Alfonso.

En Valdemanco visitó el atellier del escultor y pintor uruguayo Luis Berruti.

domingo, 24 de octubre de 2010

Conferencia sobre Miguel Hernández en Navalafuente, Madrid

En el salón de actos del Ayuntamiento de Navalafuente se llevó a cabo el Homenaje a Miguel Hernández. Lo presentó el concejal Carlos Alzorriz comentando la importancia de la evocación en la palabra del poeta argentino Carlos Penelas.

Se hallaba presente el consejal de Cultura Manuel Martínez Torres. Penelas evocó la generación del 98 y la del 27, habló de León Felipe, Unamuno, García Lorca, Antonio Machado, entre otros.

Analizó la poética de Hernández y señaló la decadencia de nuestro tiempo, la falta de compromiso social y la industria cultural.

Tres niñas leyeron algunos fragmentos del poeta español. Rocío Danussi cerró el acto con una selección de sus mayores poetas. Penelas mantuvo un diálogo abierto con la concurrencia.

sábado, 23 de octubre de 2010

Galicia fíxose na diáspora

Dona Diáspora aplaudiu con forza as palabras do xeneroso cabaleiro don Manuel Rivas na presentación da súa novela Todo é silencio na compostelá praza de Cervantes. Que o escritor sexa un referente na literatura mundial non lle fai esquecer que neste noso curruncho atlántico erguéronse máis de 300 escolas coas achegas que viñeron da Arxentina, Cuba e Uruguai. Sempre repetimos esta cifra que é grande pero segundo quen sabe máis deste tema, Vicente Peña Saavedra, son máis de catrocentas as que se fixeron. O profesor Peña suliña que máis de 330 delas foron de fundación societaria e máis dun cento de creación individual. Aquí temos un moi característico xeito de axudar facendo patria. Os que emigraban tiñan “un profundo sentimento de compromiso e solidariedade coa súa terra de orixe” porque “a súa vontade era a de superar as carencias das escolas públicas do momento”.

Na novela de Rivas ---que sen dúbida terá un grande e merecido éxito--- entramos da man dos seus protagonistas no interior dunha destas escolas de emigrantes que agora está abandonada pero que aínda garda pequenos tesouros que a luz amosa polas fendas do tellado. No chan atópase un mapa do mundo en madeira no que os continentes gardan algo do seu noutroura brillante verniz. O autor está homenaxeando a todos aqueles milleiros de corazóns galegos que aforraron cartiños para que na parroquia houbese unha boa escola onde os fillos se puidesen facer mellores persoas. Os que marchaban asumían un compromiso coas xeracións futuras e iso hai que recoñecelo xa que outras comunidades no exterior rompen o elo coa orixe para dedicarse en exclusiva ao seu progreso persoal.

O tema das escolas fixo que dona Diáspora recorde a un vello amigo falecido en terras uruguaias ao mesmo tempo que reflexiona sobre o chamado voto emigrante. Cando Xoaquín Alonso Pérez [Morgadáns-Gondomar] chegou a Montevideo, aló por 1920, os primeiros cartiños que aforrou foron para a escola da súa aldea. Era camareiro nun bar dun familiar na zona portuaria. En Morgadáns o edificio estaba rematado pero había que pagarlle ao mestre. O más salientable destes envíos monetarios era que formaban parte dunha longa cadea de soliedariedade xa que uns anos antes o pai de Xaquín estivera axudando para erguer o edificio. Estou a pensar nos descendentes uruguaios deste emigrante que non entenden que lles digan que non poden votar porque viven lonxe cando o certo é que sempre estiveron aquí.

Dona Diáspora coñece algunhas das moitas chafalladas que se fixeron co voto dos emigrantes pero iso non invalida que haxa que cortar ou eliminar. Os trampulleiros non foron os emigrantes senón os famosos axentes electorais contratados polos partidos políticos. Nos concellos é razoable o establecemento dunha limitación na participación daqueles que levan moitos anos fóra. O poeta Carlos Penelas está censado no concello paterno pero é home sensato e di: “Yo no puedo opinar sobre asuntos de Coirós” xa que “además de no conocer a la gente que gobierna el municipio” tamén “veo que acá se tiene otra visión y sensiblidad sobre la cosa pública”. A filla montevideana de dona Balbina de Rebordelo, Raquel, pensa do mesmo xeito cando di que “sería una atrevida si con mi voto inclinase la balanza para un lado sin saber si eso es lo mejor para el desarrollo del lugar en el que nació mi viejo”.

Hai que ser agradecidos. Calquera cidadán normal desaproba as medidas penalizadoras contra os herdeiros do sangue galego na diáspora. Cun exemplo pódese entender mellor: chega ao aeroporto de Madrid a neta de Xoaquín de Morgadáns e logo de preguntarlle polos cartos que trae no peto é rexeitada e devolta ao seu país de orixe. Non é xusto pero o responsable non é o funcionario de servizo no aeroporto senón o goberno que non lexislou no senso de establecer que o avó da moza uruguaia xa pagou por ela cando axudou ao melloramento da educación pública. Así debería ser pero non houbo sensibilidade ningunha. Poida que a maioría dos deputados pense que non se lle debe nada aos emigrantes. Claro que logo veñen coas desculpas de mal pagador diante das queixas dos embaixadores americanos por expulsións sen causa xustificada cometendo unha inmoralidade ao mesmo tempo que se ofende a memoria dos devanceiros.

Dona Diáspora estivo en Fisterra. Ten alí un bo amigo mariñeiro, Alexande Nerium, que escribe fermosos poemas nos que o mar é o protagonista principal seguindo a singradura daqueles heroes fisterráns que no peirao de Avellaneda [Bos Aires] deixaron a súa pegada de irmandade. Naquela outra beira do mar naceu un poeta, Carlos Penelas, que adoitaba navegar por rúas e prazas porteñas pero que tiña a súa gamela ancorada no mirador de Espenuca. En 1985 escribe uns versos titulados “Fisterra” que hoxe poden ler os visitantes do didáctico Museo da Pesca instalado no castelo de San Carlos. Para todos aqueles negacionistas dos dereitos sociais dos emigrantes cómpre certificar que por enriba dos pasaportes está a forza sentimental de Galicia. Alexandre e Carlos son dúas persoas afastadas por doce mil quilómetros pero unidos pola máis forte e duradeira das aliaxes: aquela que sae do corazón. O encontro entre ambos creadores foi acompañado polas lixeiras ondas que paseniñamente se ían esparexendo para escribir no areal da Ribeira: Forza Fisterra!

Manuel Suárez Suárez
Máis Galiza diaspora, 21 de octubre de 2010

jueves, 21 de octubre de 2010

Homenaje a Miguel Hernández

Dando comienzo a la Semana de la Cultura, el Ayuntamiento de Navalafuente, Madrid, convocó a Carlos Penelas para celebrar el primer centenario del nacimiento de Miguel Hernández.

Penelas evocará la vida y la obra del gran poeta español muerto en la cárcel durante la dictadura franquista. El acto se llevará a cabo el viernes 23 de octubre.

Tres amantes de Fisterra y del mar

Todos los viernes, ahí por las once de la mañana, el poeta fisterrán Alexandre Nerium se asoma a las ondas de Radio Voz Bergantiños a través de Xaramiño, un espacio en el que la poesía, el mar y la literatura en general, es la protagonista. Gracias al él los oyentes de Voces de Bergantiños han podido conocer a grandes autores de la literatura gallega, como Eva Veiga, Xosé Fernández Naval, Rafa Villar, Xosé Luis Axeitos o María Lado, entre muchos otros. Gracias a Francisco Manuel López Martínez, nombre con el que figura en el DNI Alexandre Nerium, los oyentes de Radio Voz también han tenido la ocasión de conocer la obra de escritores procedentes del otro lado del Atlántico, como el argentino (también nacionalizado español, ya que sus padres eran gallegos) Carlos Penelas, considerado por la Fundación Internacional Jorge Luis Borges como uno de los diez poetas vivos latinoamericanos más importantes.

Carlos Penelas es, además, un gran amante de la Costa da Morte y un gran amigo de Alexandre Nerium. Por eso, cuando viene a España (lo hace a menudo, ya que está considerado un gran conferenciante) intenta siempre, hacer una escapada a Fisterra, una localidad a la que también ha tenido muy presente en su obra. De hecho, tiene un libro titulado Finisterre, y en él, un poema que lleva por nombre "Fisterra". El trabajo, como pudo comprobar, está enmarcado y colgado en el Museo da Pesca, en el que Nerium ejerce de guía de excepción. Hasta allí fue Penelas, donde, según explica en su blog, fue recibido por «el abrazo fraterno» de Alexandre Nerium, «el gran poeta del mar».

«La fotógrafa Ana García inmortalizó el encuentro que une en hermandad literaria a un hijo de Avellaneda con las tierras del Fin del Mundo. De este hermoso pueblo de marineros salieron miles de esforzados corazones que nutrieron de solidaridad al municipio porteño en el que construyeron sus nuevos hogares americanos», cuenta Carlos Penelas, que también tuvo la oportunidad de reencontrarse con otro gran amigo, el escritor Manuel Suárez Suárez.

Los tres, Nerium, Penelas y Suárez, además de disfrutar del castillo de San Carlos y de Fisterra, gozaron también de una pasión común: la literatura.

M. P. Valle
La Voz de Galicia, lunes 18 de octubre de 2010

Fotos en el Museo da Pesca de Fisterre

Aquí las fotos de Carlos Penelas en ocasión de su visita al Museo da Pesca en Fisterra, y su encuentro con el poeta Alexandre Nerium. Además, un poema de cada autor.

En el interior del museo se encuentra enmarcado el poema "Fisterra", de Penelas, incluído en su libro Finisterre.

Desde el corazón
viene el mar.
Desde el aire y el viento
viene el mar.
Junto a Finisterre,
el mar.
Desde la soledad y la memoria
de la amada,
el mar.
En el infinito. El mar.

Carlos Penelas

Fisterra, 17 de octubre de 2010

En homenaxe ós mariñeiros fisterráns que perderon as súas vidas nas aciagas augas desta bravía Costa da Morte.

Levamos o crepúsculo tatuado nas cadernas,
a vixilia da bruma nas áncoras da noite,
o esvaecer do pano cinguido ó ergueito mastro,
o ensalitrado músculo estrado na entreponte.

Sucamos sobre a escuma o ventre das golfeiras,
o vendaval oufano que emerxe do horizonte,
os iris das correntes que reflicten a lúa,
os ósos areados que nas coieiras dormen...

E medramos mollados ó son da remadoira
nos vieiros silentes de cómaros salobres
entre lastras doentes, decrépitas, no pélago...

E agardamos calados a silenciada morte
-sen mirarmos os prados que verdegan a terra-
ensamblados nos dentes das crueis calimes podres.

Alexandre Nerium

miércoles, 20 de octubre de 2010

Parlamento de Galicia

La presidente del Parlamento Gallego, Da. Pilar Rojo, recibió el lunes 18 al poeta y escritor Carlos Penelas. En la oportunidad Penelas le entregó su antología poética.

El escritor argentino le habló de sus raíces gallegas del ciclo de confenrencias que dictó en Compostela, Betanzos y Gijón, y de su viaje a Madrid. En su entrevista el poeta tuvo la oportunidad de dialogar sobre ciertos aspectos de la cultura rioplatense y de la lírica gallega y castellana.

Un recordo para Andrés Pazos e unha aperta para Carlos Penelas

Dona Diáspora non pode atender aos moitos convites que recibe. Aínda que o seu desexo é de asistir aos actos culturais que lembren aos emigrantes que fixeron patria fóra, ten que desculparse porque a verdade é que non dá feito. Son ducias de celebracións conmemorativas que fortalecen o espírito ao comprobar que os nosos herdeiros non esquecen o esforzo realizado polos xenerosos albaneis no exterior. Sinte ben non poder agradecerlle persoalmente ao sobriño mexicano de Manuel Díaz González o seu libro “Sementeira e Memoria”. Represalia e desagravio dun medico lucense republicano”. Tamén quixera escoitar ao bo mozo Pedro do Xastre que con 95 anos e moi boa memoria recorda aquel tristeiro 11 de setembro de 1936 cando fusilaron ao médico dos pobres na aldea de Laoisa [O Incio].

Carlos Penelas y Manuel Suárez Suárez

Tampouco puido estar por Montevideo para lembrar o cumpreanos de don Mario Benedetti e participar nos festexos do Día do Patrimonio que foi dedicado ao teatro e aos seu protagonistas. O que non esqueceu foi ao inesquecible Eduardo Mateo que cumpriría 70 anos o 19 de setembro. A celebración foi sinxela de acordo co xeito de ser do egrexio compositor e consistiu en escoitar o tema “Llamada” de Ruben Rada na compaña da guitarra de Mateo. Non sabe se son certas as novas sobre que na querida República Oriental do Uruguai estáse a falar de que o “Aeroporto Internacional de Carrasco” sexa “Aeroporto Internacional Mario Benedetti”. Os que coñeceron a don Mario saben que non está de acordo porque non lle parece xusto recibir semellante distinción por enriba de grandes figuras da literatura uruguaia. O emigrante Benedetti confórmase con que unha escola de Paso de los Toros leve o seu nome. Agora mesmo está comentando con Horacio Quiroga que habrá que buscar un emisario que se achegue ao presidente Mujica para pedirlle que non modifiquen os letreiros porque é “una guita que se gasta al pedo”.

Dona Diáspora tivo a oportunidade de non esquecer aos emigrantes riopratenses ao ser convidada para participar na homenaxe ao actor Andrés Pazos na “Semana Internacional de Cine de Autor” que se desenvolveu na capital lucense entre o 26 de setembro e o 2 de outubro. A sensibilidade dos esforzados lucenses Manuel Curiel Fernández e Xulio Xiz Ramil fixo posible que un apartado da “Semana Internacional” fose unha lembranza dun grande actor que triunfou no Uruguai e en Galicia. Os asistentes puideron aplaudir o talento de Andrés en dous filmes uruguaios: Whisky [2004] e Matrioshka [2008]. A primeira foi un grande éxito que recibiu moitos premios, entre eles o do Goya á Mellor Película Estranxeira de fala hispana. A segunda é unha curtametraxe na que fixo a súa derradeira interpretación.

En xaneiro deste ano íase camiño do alén o irmán Pazos a quen o fotógrafo arxentino Ignacio Naón Pomiró inmortalizou en dúas fotografías históricas no boliche montevideano “Su Bar” da esquina de Maldonado e Jackson. Se imos ás páxinas 254 e 375 do libro “Galicia en Uruguay” gardaremos dous fermosos recordos de Andrés. Vémolo sentado diante dun cortado en vaso na mesa que compartiu con Juan Pablo Rebella e Pablo Stoll---os directores de “Whisky”--- e logo de pé apoiado co brazo dereito no mostrador ollando con atención para un xesto que fai Pepe Pita, o propietario do establecemento. Moi preto deste agora “Su Bar”, exactamente no número 1234 da rúa Jackson, viviu o matrimonio de Morgadáns [Gondomar-Pontevedra] formado por Peregrina Gonda e Xoaquín Alonso que foron durante más de 30 anos seareiros do pontevedrés Fernández que fundara aquí o seu almacén de comestibles, froitas e verduras. Xoaquín foi tesoureiro do Patronato da Cultura Galega e amigo de Andrés que sempre colaborou desinteresadamente nas actividades culturais desta activa entidade cultural.

Unha boa alegría para dona Diáspora foi a de que o vello amigo Carlos Penelas viñese por Galicia. Trátase de agarimar a un gran poeta con recoñecida traxectoria na Arxentina que ademais é daqueles que saben onde están as orixes. Cando falamos de Penelas estamos dicindo nobreza, honradez e talento ao servizo das raíces que emigraron nos corazóns de María Manuela Abad e Manuel Penelas. A verdade é que da mestura emigrante entre as augas das fontes de Santa Olaia da Espenuca [Coirós-A Coruña] e de Santo André de Rante [San Cibrao das Viñas-Ourense] tiña que saír unha lírica especial en terras riopratenses. Disque os pais de Carlos axiña se aclimataron porque vivían nun lugar moi galego por nome e poboadores. O noso poeta naceu en Piñeiro, un barrio do porteño concello de Avellaneda que desde finais do século XIX foi terra sementada polo sangue de Galicia.

Nesta viaxe o poeta falará pouquiño con Santiago Apóstolo. Non quere quitarlle tempo xa que sabe está moi atarefado atendendo aos milleiros de peregrinos que se achegan pola catedral compostelá. O comentario do poeta é máis ou menos o seguinte: Síntome orgulloso dos meus fillos, son mois bos rapaces. O Santo Patrono ---sempre ben informado--- pregunta se Emiliano está satisfeito polo traballo realizado en “Huellas y Memoria de Jorge Prelorán” e se Lisandro recibe moitos aplausos pola súa actuación en “Vientos que zumban entre ladrillos”. Antes de despedirse acórdase de Favaloro: Quero que saibas, Carlos, que rezo polo doutor todos os días”. O noso poeta sae da catedral pensando en que o Apóstolo é home sabio que poida teña no barrio da Boca unha activa embaixada espiritual no “Santuario de Nuestra Señora de los Inmigrantes”.

Os veciños da parroquia teense de San Xoán de Calo poderán escoitar a Carlos Penelas en dúas charlas ben diferentes. A súa primeira intervención terá lugar na sede social da Sociedade Recreativa e xirará arredor da figura do doutor René Favaloro, o cirurxán arxentino que salvou milleiros de vidas coa súa técnica da ponte aortocoronaria. O xenial cardiólogo merecía o Premio Nobel de Medicina pero ao parecer vivía un pouco lonxe dos centros científicos e quedou sen el. Por se fora pouco tiña que soster a súa Fundación loitando contra a corrupción e os intereses económicos. O noso Carlos foi colaborador del durante más de 20 anos e coñece de primeira man o acontecido para que rematase coa súa propia vida.

A segunda intervención será enteiramente lírica e fará que os asistentes viaxen polo miradoiro da Espenuca ao mesmo tempo que o fan pola praza Rodríguez Peña de Bos Aires. O alcalde Noriega Sánchez estará entre os asistentes e será un dos que máis aplauda porque atopará que en Carlos Penelas “están los reinos del exilio, las gaitas, las cruces del cenobio, la bizarra bondad”. Os muros de pedra do acolledor local municipal no lugar da Igrexa, escola unitaria noutros tempos, gardarán para sempre a voz do poeta cando lembre ao pai galego que falaba “de compartir el pan, del sudor en la frente”. O señor alcalde de Teo non esquecerá indicarlle que no alto de Montouto pode fotografar, indo para Santiago á man dereita, un letreiro co seu mesmo apelido paterno. Cando Carlos volva para o sur deixará en todos aqueles que o escoitaron as rexas voces dos seus avós Pedro e Tomás que “llevaban en la sangre el honor, la palabra, la brisca”.

Manuel Suárez Suárez
Que pasa na Costa, miércoles, 20 de octubre do 2010

lunes, 18 de octubre de 2010

Encuentro en el Parlamento gallego

La presidente del Parlamento de Galicia, Pilar Rojo Noguera, recibe hoy en Santiago de Compostela a Carlos Penelas.

El autor argentino le hará entrega de un ejemplar de su Antología personal, en la que se recoge la creación poética de cuarenta años de vida literaria.

Emotiva visita a Fisterra

Penelas fue recibido por el abrazo fraterno de Alexandre Nerium, el gran poeta del mar. En el interior del Museo da Pesca, instalado en el castillo de San Carlos, el escritor argentino quedó gratamente sorprendido al ver enmarcado en una pared supoema "Fisterra" incluído en su libro Finisterre.


La fotógrafa Ana García, del diario "La Voz de Galicia", inmortalizó el encuentro que une en hermandad literaria a un hijo de Avellaneda con las tierras del Fin del Mundo. De este hermoso pueblo de marineros salieron miles de esforzados corazones que nutrieron de solidaridad al municipio porteño en el que construyeron sus nuevos hogares americanos.

domingo, 17 de octubre de 2010

Domingo en Fisterra

Antes de despedirse de la tierra de sus ancestros el poeta Carlos Penelas se desplazará al municipio de Fisterra para visitar el "Museo da Pesca" y abrazar al poeta local y de profesión marinero, Alexandre Nerium. El poeta quiere entegarle personalmente un ejemplar dedicado de Antología personal, ya que Nerium es conocedor y admirador de su obra literaria.

Recordamos que Penelas es autor del poemario Finisterre que incluye un poema titulado "Fisterra" (es el nombre gallego del histórico lugar en el que los romanos decían que terminaba el mundo).

La zona es de una belleza única: el mar, los acantilados y la arena de la increíble playa de Mar de Fóra. Aquí los mitos propios se unen en hermandad con todos aquellos que llegan en las botas de los peregrinos.

sábado, 16 de octubre de 2010

Conferencia en Gijón y visita a Oviedo

Carlos Penelas continua con sus actividades en España, esta vez en Asturias. El viernes dictó una conferencia en Gijón, y luego visitó Oviedo.

El viernes 15 de octubre a las 19:30, en el Centro de Cultura Antiguo Instituto, el poeta Carlos Penelas, presentó Antología personal. En la oportunidad dictó una conferencia en torno a la creación poética, la correspondencia entre lo real y lo mágico, lo iniciático y la versión de lo mítico.

Es importante señalar que el Centro de Cultura evoca la figura de Jovellanos. Gerardo Diego dicto su curso durante quince años en este fundamental instituto de cultura. El acto estuvo organizado por el Ateneo Obrero de Gijón y L'Arribada.

Se hallaban presentes, entre otras personalidades de la cultura asturiana, D. Justo Vilabrille, Consejal de Cultura del Ayuntamiento de Xixón, Antonio Merayo, Luis Pascual, Jesús Parrado, Armado Vega (a quien agradecemos las fotografías), Humberto Gonzali y la poeta Aurora García Rivas.

Luego, el poeta se desplazó hasta la ciudad de Oviedo. El domingo estará nuevamente en Galicia, donde el lunes será recibido por la por la Presidente del Parlamento de Galicia, Pilar Rojo Noguera.

jueves, 14 de octubre de 2010

Conferencia en Betanzos

El lunes 11 de octubre Carlos Penelas dictó la conferencia titulada "Poética, Mito y Lirismo de la Espenuca". Se llevó a cabo en el Salón Azul del Edificio Liceo de Betanzos.

Penelas fue presentado por la Alcaldesa María Dolores Faraldo Botana y por el director del Museo das Marñas y del Anuario Brigantino, Alfredo Erias. Ambos ensalzaron la figura del poeta como uno de los grandes de la literatura argentina contemporánea y al mismo tiempo resaltaron el papel de embajador de las dos orillas y su reivnindiación permamente de sus raíces gallegas. Rocío Danussi leyó poemas.

Estuvieron presentes los miembros de la corporación municipal y destacadas personalidades de la cultura betanceira como Xulio Cuns y Xesús Torres, autor entre otras obras del Centro -Betanzos de Buenos Aires. También Juan M. García Otero director de Restauro: Revista Internacional del Patrimonio Histórico, editada en Betanzos. Y Manuel Fiaño, miembro destacado de la Sociedad Fillos de Ois.

Carlos Penelas, en Espenuca

Taller literario