jueves, 25 de noviembre de 2010

Calle de la flor alta

I

Una sombra del amor existe
en lo más secreto de vos, deseada.
O en mi corazón, no lo sé.
Como una aldea luminosa
en el centro de una línea de agua.

II

Los príncipes solitarios
son estos niños que mueven
la delicadeza del aire y del cencerro.
Un sueño medieval,
una infancia que insinúa belleza.

III

La luz de esta catedral
roza la piedad derruida del campanario.
Las cigüeñas recogen las sombras
de la niebla. Del amor que en ti existe
siento un halo. Y el mar, el mar…

Carlos Penelas

1 comentario:

  1. simplemente hermoso
    me llevó de viaje de la mano de la nostalgia, a mis recuerdos más profundos
    será la proximidad de "las fiestas" unido a las ausencias

    un abrazo
    claudia

    ResponderEliminar

Taller literario