martes, 28 de septiembre de 2010

Carlos Penelas viaja en octubre a España invitado para ofrecer una serie de conferencias

El periodista y escritor Carlos Penelas participó, los pasados días 10 y 11 de septiembre de las ‘24 horas de poesía’ que tuvo lugar en dependencias del Ferrocarril Antofagasta Bolivia, en la ciudad de Antofagasta, al norte de Chile. Allí, Penelas presentó su último libro Antología Personal donde hace un recorrido por su trayectoria poética a lo largo de cuatro décadas y ofreció una conferencia en la que ahondó sobre el concepto de lo poético. “Soy un poeta rioplatense con toda la influencia hispanoamericana”, sintetizó Carlos Penelas, antes de su viaje y afirmó que siempre es una grata sorpresa ver que la poesía (que hasta ahora nunca ha llegado a un público masivo) va ganando espacios.

El encuentro, abierto a todo público, fue organizado por la Asociación Gremial de Escritores del Norte (ASEN) y coordinado por el poeta chileno Patricio Rojas. Contó, además, con la participación del escritor y periodista argentino Rubén Derlis, y de poetas y escritores locales, críticos literarios y editores. También estuvieron presentes destacados artistas, pintores, folcloristas e historiadores.

Por otra parte, Antología personal, el último libro publicado de Carlos Penelas, estará presente en el estand de Argentina, en la 26ª Feria Internacional del Libro LIBER que se celebra del 29 de septiembre al 1 de octubre en la ciudad de Barcelona. Su obra fue elegida para representar a la Editorial Dunken en esta feria, que es la más importante de la industria española y latinoamericana, y cuenta con alrededor de 324 expositores directos que representarán a cientos de editoriales y empresas, entre distribuidores, agentes literarios, empresas de artes gráficas, multimedia o asociaciones profesionales.

La semana próxima, Carlos Penelas inicia un viaje de un mes a España en el que tiene previsto ofrecer una serie de conferencias en Asturias, Galicia y Madrid.

Penelas ofrecerá, entre el 8 y el 11 de octubre, una serie de disertaciones en la ciudad de Santiago de Compostela.

En Betanzos, estará entre el 11 y el 13 del mismo mes, donde participará de la presentación del Anuario Brigantino que recoge una selección de 15 poemas de su autoría, varios de ellos inéditos, con fotografías e ilustraciones. En este punto, Penelas recordó que buena parte de su poética está dedicada a Betanzos y Galicia. Allí también dará una conferencia sobre ‘Poética, mito y lirismo de Espenuca’. En la charla, explicó el escritor y columnista de esta publicación, se propone ahondar en el mito, “en la imagen que está en el recuerdo más allá de la realidad, el ambiente, la imaginación y la memoria, la profundidad de la emoción a través del mito y la leyenda y como todo eso constituye la experiencia de lo real”, profundizó.

Luego de sus presentaciones en Betanzos tiene previsto viajar a Madrid donde dará tres conferencias. Una de ellas, en Navalafuente, donde participará –invitado por el Ayuntamiento– en los actos organizados con motivo de la conmemoración del centenario del nacimiento de Miguel Hernández.

En Navalafuente su disertación tendrá como eje la influencia del ambiente social y cultural de la emigración en Miguel Hernández en Buenos Aires. “Voy a tocar los puntos de contacto entre Hernández y artistas como Lorca, Machado, Seoane y León Felipe, entre otros, que formaron parte de ese entorno cultural que abarca la galleguidad”, precisó.

Otra de sus participaciones será en Bustarviejo, donde ofrecerá una conferencia sobre lo poético, esta vez en un colegio secundario. “Esto es algo que pedí yo porque quería tomar contacto con los jóvenes con quienes voy a hablar de poesía e inmigración, como poeta hijo de inmigrantes gallegos”, añadió.

Tras las presentaciones en Madrid, Carlos Penelas viajará a Asturias donde presentará, en el centenario Ateneo Obrero de Gijón, su último libro Antología personal.

De regreso en Galicia, Penelas asistirá, en Vimianzo, al ‘Seminario de Estudios Comarcais’ para hablar sobre poética gallega y seguidamente, en Teo, se referirá, a pedido de los organizadores, a la historia de los gallegos anarquistas.

Antes de partir, Penelas hizo llegar su agradecimiento a quienes lo hicieron posible. En este sentido, agradeció muy especialmente las gestiones de Manuel Suárez Suárez, “porque fue él –señaló Penelas– quien llevó adelante las tratativas de las presentaciones en Santiago de Compostela y la Costa da Morte”.

Asimismo, hizo llegar su agradecimiento a Alfredo Eiras, director del Museo das Mariñas de Betanzos, a la alcaldesa María Faraldo, a la poeta asturiana Aurora Rivas y a los directivos del Ateneo.

Mariana Ruiz
Galicia en el Mundo, 27 de septiembre de 2010

sábado, 25 de septiembre de 2010

Casida de la madrugada

Casida de la madrugada

De esta gente que camina a mi lado
ya nadie recuerda una lencería de la calle Suipacha
ni un poema de Pedro Salinas o un tema de Gillespie.
Tampoco saben de Pratolini o de Swift.
En estas miradas advertimos
la ficticia realidad de las máscaras.
Naufragio, decadencia, frivolidad.
Sus gestos son bárbaros, llenos de ignorancia;
cómplices de superficialidades, balbuceantes.
Tampoco importan las edades o los deseos
en estas fisonomías efímeras y reaccionarias.
La imbecilidad los ha tocado para siempre.
Pero es bello observar las barcazas,
los pinares marinos, los grandes pájaros,
las caderas de una negra en un viaje venturoso.
Y evocar en silencio revoluciones y mitos.
A veces pienso que sólo un demente
puede conservar un retrato en sepia de Durruti.

Carlos Penelas
Buenos Aires, septiembre de 2010

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Conferencia en la Biblioteca José Ingenieros

El sábado 25 de septiembre a las 20 hs. Carlos Penelas dará la charla "Anarquía y creación" en la Biblioteca José Ingenieros, Ramírez de Velasco 958.


"La creación lleva en sí la conciencia de la libertad, un eco que evoca esperanza, una visión del cosmos, un secreto de lo más íntimo del ser. El poema muestra el desorden moral de una sociedad. El poeta lleva insurrección en la palabra" escribió Carlos Penelas en su libro Anarquía y creación, de 1997.

Sobre eso y otros asuntos tratará la conferencia del próximo sábado 25 de septiembre que brindará a las 20 hs. en la Biblioteca Popular José Ingenieros, José Ramírez de Velasco 958 (entre Serrano y Thames), Buenos Aires.

¿Cómo llegar? Colectivos: Líneas 15, 19, 24, 34, 39, 42, 55, 57, 65, 71, 76, 78, 87, 93, 106, 108, 109, 110, 111, 112, 127, 141, 151, 162, 166, 168 (ex-90), 176. Subte: Estación Malabia o Dorrego de la línea B. Trenes: Estación Chacarita (línea San Martín). Más información: www.nodo50.org/bpji

lunes, 20 de septiembre de 2010

Antofagasta

Cuando en la tarde aparezco en los espejos…
Jorge Teillier

He descansado poco. Todo fue muy intenso. Cada tanto, ahora en Buenos Aires, llegan imágenes, voces, mareas. Llegan gaviotas y pelícanos entre barcazas milenarias. La verdad poética nos une y nos sitúa en una región de paz, en una zona de utopías y velas, en un itinerario de motivos aéreos que nos proponemos transitar.

Es entonces cuando recuerdo largas caminatas con Rubén Derlis, hablando de revoluciones y de bellas mujeres. Recordábamos la ética en la cual fuimos educados, en la conducta de nuestros poetas mayores, de los militantes mayores. Hombres honestos sin fisuras ni grietas ni sospechas. De cuando afirmamos que el gran problema nuestro era el peronismo, “una actitud de fe”. Y volvían lo nombres de la épica, el seno fecundo de la tierra, las cosas que suceden para que el poeta las traduzca.

Recordamos con Mario Artigas Contreras y con Omar Pérez Santiago -generosos amigos, poetas del vino y la ternura- las formas de Gabriela, los versos de Pablo de Rokha, de Neruda, de Huidobro. Dos compañeros con los cuales uno recorrió los mundos del exilio, las banderas de Allende, los secretos del ser ante el dogmatismo y la desesperanza. Entonces venían Trosky, Bakunin, Rosa de Luxemburgo, Durruti, los crímenes de Stalín. Y el fantasma de Termidor: Robespierre, Saint-Just… Y otra vez con ellos, brindando por los sueños, recorriendo poetas suecos o polacos, evocando a Camus, a Celan, a Darío. Y la mirada descubriendo la presencia del tiempo.

Junto a ellos, Patricio Rojas reunía poetas, musiqueros, historiados, teatreros. De su mano, artesanos -cordiales, bondadosos- vinculando el cielo y la tierra en la fraternidad del canto y de la forma. Patricio unía con hospitalidad esos temas aéreos, esa comunión infinita del asombro y la risa, de la ingenuidad y la integración definitiva. Hablamos de la falacia del mundo, de frivolidad y de corrupción. Decíamos mineros, Iquique, Borges, Ovidio, Ángel González, Pasolini, Cuba, Andrés Sabella. El mundo recorría nuestras mesas, nuestros caminos, la mar de los arcanos.

Conversé con Soledad Fariña Vicuña. Escuché su posición política, clara y firme, su poesía, sus ancestros gallegos, su devoción libertaria. Y todos juntos recordamos fantasmas: la Internacional, Violeta Parra, Zitarrosa, otras banderas, otras biografías. Llegaron anécdotas, carcajadas, brindis. Arribaron a la casa de Cristian Muñoz, llegaron con el tabaco y el alba. Brindamos, una vez más, por la memoria de Salvador Allende pues era el 11 de septiembre. Y dejamos a un lado todas las formas triviales de la cultura.

Pero antes, la música tocada en los salones filarmónicos, regresaba con La estudiantina Los Pampas. Y en el desierto más árido del mundo, en el desierto más seco del mundo, escuchamos algo de aquella pampa salitrera, de lo que se tocaba en las oficinas salitreras: “Josefina”, “Y la luna también sonríe”, entre otros temas. Y el salón se llenó de música y esplendor.

Un domingo partimos al desierto. Un día viajamos junto a Jorge Molina Carcamo -ex Intendente de Antofagasta durante el gobierno de Ricardo Lagos- para conocer lo fantasmal, lo metafísico: el Museo del Salitre de Chacabuco. Jamás olvidaré sus palabras, sus evocaciones, sus historias. Camino a Colama, a cien kilómetros de la ciudad, la oficina de salitre que se construyó entre 1922 y 1924, cerrándose en 1934. Ese camino desértico nos llevaría a una ciudad fantasma, una ciudad que habitaron seis mil almas, que crearon los ingleses. Una ciudad destruida por el tiempo y por el hombre. El sol cayendo sobre techos vencidos, el sol sobre calles vacías y ventanas solitarias. Una ciudad desierta en el desierto, una ciudad con energía mística, dolorosa. Uno entraba en habitaciones, en cuartos; tocaba sus muros, la tierra de los pisos. Una ciudad donde hubo cancha de tenis y de básquet, cancha de criquet y de fútbol. Donde existió un correo y un casino con juego de pool para los administrativos. Y entonces una visión surrealista: un teatro, un teatro en pie, un teatro en el cual se volvieron a dar dos conciertos el año pasado. Un teatro vacío pleno de sacralizad, de melancolía aristocrática, un teatro donde, además, se poryectaba cine. Recorrimos salas, palcos, su escenario. Allí Mario leyó, en un ámbito de acústica irreal, mi poema El mirador de Espenuca.

Y fuimos a rendir nuestro homenaje. En esa ciudadela, durante la dictadura de Pinochet existió un campo de concentración. Vimos, estremecidos, algunos alambres de púa sobre un muro, recorridos cuartos con leyendas, grabados sobre paredes, nombres con fechas como emblemas del horror y la muerte. Cada uno guardaba en sí su angustia y su memoria. La muerte presentada como pérdida de una luz sutil.

Antofagasta fue una renovación en mi vida. La llevo en el corazón. Un significante de espiritualidad, de amor, de lo bello. Una vibración luminosa que forma un halo alrededor del cuerpo. Comprobé que la felicidad, como la libertad, es azul y alada. Y roja también, como una abstracción lírica. Visionar es ver desde un lugar del espíritu, captar y recibir el mensaje de los otros, desterrar la tristeza. Como ese mar o ese mercado, eternos testigos de amistad entre poetas.

Carlos Penelas
Buenos Aires, septiembre de 2010

jueves, 16 de septiembre de 2010

Encuentro de poetas en Antofagasta

El escritor Carlos Penelas participó de las "24 horas de poesía" que se celebraron en la ciudad de Antofagasta, al norte de Chile.

Las "24 horas de poesía" se llevaron a cabo entre las 20 horas del 10 y las 21 del 11 de septiembre en las dependencias del Ferrocarril Antofagasta Bolivia (FCAB). La actividad estuvo organizada por la Asociación Gremial de Escritores del Norte, ASEN.

Pérez Santiago, Derlis, Artigas, Rojas, Penelas y Fariña

Junto a Carlos Penelas viajó, desde la Argentina, Rubén Derlis. Y en Chile se sumaron poetas de todo el país, críticos literarios y editores. Además, hubo participaciones de destacados artistas plásticos, folcloristas e historiadores, en lo que fue según los organizadores "la actividad literaria más importante de los últimos años en Antofagasta".

Penelas, Fariña, Pérez Santiago y Derlis

Entre los escritores locales tuvieron una destacada participación Patricio Rojas, Mario Artigas Contreras, Omar Pérez Santiago y Soledad Fariña Vicuña.

Penelas y Derlis

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Romance de los sueños

Romance de los sueños
Es remotísima la posibilidad de ver un barco abandonado
en el medio del bosque.
Casi es imposible que el pájaro que lee en la noche
llame a tu puerta.
Pero los sueños tienen esas cosas, esos duendes
que pueblan la infancia y los viejos relojes.
Es entonces cuando aparecen los muertos a medianoche.
Buscan el desorden del mar, los teléfonos,
la luz de cartas quemadas o desaparecidas.
Los muertos abren las puertas de par en par,
dejan entrar la niebla, trámites ministeriales,
mujeres desnudas con magnolias en el pubis,
el sosiego del padre, las lluvias en un jardín de marzo.
En esos momentos comprendemos el vacío del mundo,
la inutilidad del amor o la congoja,
gaviotas invisibles sobrevolando camalotes.
Entonces, despertamos. Entonces el poema
muestra un barco abandonado en medio del bosque,
pinta al pájaro insurrecto que escribe en la noche.
caen los países, las banderas, los dioses, los imperios.
Hay pétalos agitados por el viento
detrás de la amada sonriendo con los senos erguidos
en un vestido negro y una bandera roja.
Y naceremos. Es cuando las rosas se enamoran
de los mineros de Copiapó,
o de manzanas edénicas y olas crepusculares.
Y alguien nos habla de una paloma azul.

Carlos Penelas
Buenos Aires, septiembre 2010

martes, 7 de septiembre de 2010

Populismo: frivolidad y falsificación

Mi padre, cuando yo era apenas un chico de seis o siete años, me enseñaba cómo llevar el paraguas. “La gente no sabe comportarse, la gente no sabe caminar, la gente no sabe llevar un paraguas”. Esto, tan sencillo, tan simple, me sirvió para toda la vida. Hoy el hombre común, el hombre de a pie y el otro, no sabe llevar un paraguas. Es abombado, imbécil; abatatado, en el mejor de los casos. Sin entrar en el tema del celular, los mensajes de textos o la falta de comunicación. “No les da la cabeza, repetía mi padre, para caminar y llevar el paraguas. Y son seres de ciudad, no son campesinos, solía agregar.” Pues bien, la decadencia es infinitamente mayor que en aquellos años cincuenta. Todo, absolutamente todo, se ha empobrecido, se ha desgastado. Los paraguas son más cortos pero con eso no se arregla la estupidez ni el desencanto.

Se hicieron unas pocas muestras, para conocer los índices de ignorancia y barbarie, en algunos colegios secundarios -privados y públicos- y el resultado fue pavoroso. Ya el “loco” Sarmiento había escrito: “Llegará un momento que la educación se venderá por metro”. Y así es. Hace décadas que se vende por metro. El resultado fue pavoroso, dije. Se mostraron fotos a alumnos de tercero y cuarto año del secundario. Raúl Alfonsín: el setenta por ciento no sabía quien era. Una foto de Carlos Marx, los alumnos lo confundieron con Charles Darwin. Carlos Gardel; el sesenta por ciento no lo conocía. El Che Guevara: un cuarenta acertó, otro cuarenta dijo que era un cantante de rock. Bueno, la lista es larga. No es mi intención fatigarlo con referencias frívolas, volátiles y caprichosas. Una docente, ex ministra de Educación de la provincia de Buenos Aires, justicialista la señora, se sintió inquieta (hasta el momento justificaba todo) cuando ante la foto del general Videla un setenta y cinco por ciento dijo reconocer al general Perón. “Eso sí que es muy serio”, dijo la ex funcionaria. Como si no reconocer a Borges, a Beethoven o a Artigas no lo fueran.

Bueno, señores lectores. Un gran sector de nuestro supuesto progresismo es cómplice de esta situación y de otras peores. Nuestro progresismo me da asco. Forma parte de una manipulación política donde todo lo justifican, donde todo lo tergiversan, donde las falsificaciones están a la orden del día. La política inmediata los lleva a eso. Se los ve resentidos y pedantes, ignorantes con soberbia, totalitarios con fantasías redentoras. Mesiánicos con cuentas bancarias y negociados por doquier. El objetivo es siempre el poder, en tener razón, el ganar. Hay ejemplos en la historia griega pero también en las más recientes: Stalin es un claro ejemplo. Entre los tiranuelos, mentecatos, fantoches, dictadores y asesinos de estos países bananeros y de los otros, los ejemplos abundan, rebasan las bibliotecas. La falta de escrúpulos hará el resto en estos gobernantes que mienten, engañan, modifican la historia y se mezclan con mariscales de dudosa ética. Y como el resto no sabe quién es Fellini, Clotario Blest, Gandhi o Bakunin todo siguen pa´adelante. Y dale que te dale. Y dale que te dio. Al compás del carnaval, al compás del arrabal. Y siga, siga, siga el baile.

Una vez más se mezcla todo; tenemos en la olla popular un puchero que huele mal. El sindicalismo, las patotas, la burocracia, el proceso de decadencia, el grado espectacular de corrupción, las barras futboleras, el ilusionismo, lo superficial…

De eso se trata, de vivir en lo superficial. En la televisión, en lo político, en lo social, en lo académico, en lo familiar, en lo educativo… Se desdeña todo: libertades individuales, creatividad, el ser solidario. Se engaña, se mistifican palabras, discursos, historias. (Usted, Penelas, repite esto porque es socialista libertario, me tiene harto con sus monsergas). Decía bien el Ministro de Educación, Oscar Ivanessevich, en los años cincuenta: “el estudiante, cuando piensa mucho, se vuelve izquierdista”. Hoy, ni hace falta eso. Hoy, ese estudiante ya no piensa. No conoce historia, no conoce ideología, no conoce símbolos. Estuve hace unas semanas en un homenaje que se le hacía a León Trosky en el 70 aniversario de su asesinato. En el salón había una gran bandera roja que decía: “¡Proletarios de todos los países, uníos!” No lo pude creer, lo leí dos veces y no lo pude creer. Vea usted, querido lector, el error en esa frase. Un error de concepto, de ideología, de pensamiento. La superficialidad de la ciudadanía argentina es incalculable. Su necedad ideológica, imparable.

Carlos Penelas
Buenos Aires, septiembre de 2010

lunes, 6 de septiembre de 2010

Feria LIBER, de Barcelona

Antología personal, último libro de Carlos Penelas participará de la Feria Internacional del Libro LIBER, Barcelona, España, que se realizará del 29 de septiembre al 1 de octubre de 2010.

LIBER es la feria profesional dirigida a editores, libreros, distribuidores, bibliotecarios, autores y a todos aquellos profesionales para los cuales los libros forman parte de su trabajo diario.

El salón, de carácter profesional y promovido por la Federación de Gremios de Editores de España, es la feria del libro más importante de la industria española y latinoamericana, y cuenta con alrededor de 324 expositores directos que representarán a cientos de editoriales y empresas, entre distribuidores, agentes literarios, empresas de artes gráficas, multimedia o asociaciones profesionales.

La Argentina tendrá presencia con un stand, del cual formará parte una selección especial enviada por la Editorial Dunken.

Taller literario