viernes, 31 de octubre de 2014

Berger, Betanzos y mi hijo


No se puede poseer la realidad, se puede poseer 
(y ser poseído por) imágenes.
Susan Sontag


Siempre hay ante una obra de arte, una ciudad mítica o un paisaje mágico, la evocación de una experiencia emocional y sensible. Por lo general éste hecho se enfatiza con imágenes. Y a partir de ese momento - las palabras, las voces - pasan a leerse en íconos, en figuras, en emblemas.

Soñamos con posibilidades semánticas, con discursos armados con imágenes. La ensoñación nos sostiene. “Hay que saber producir en el interior mismo de cada gesto un movimiento rítmico primario”, sostenía Eisenstein.

Lisandro, mi hijo menor, es actor, profesor de teatro, director. Puso en escena, en Buenos Aires, una adaptación propia de Raymond Carver basado en tres cuentos de este notable narrador.

Emiliano, mi hijo mayor, es director de fotografía, realizador, documentalista, profesor en el Instituto de Cinematografía. Y un lector fino, apasionado, inteligente. Fue él quien me acercó hace más de diez años (por ese entonces el muchacho tenía veintitrés), un primer libro de John Berger. Debo confesar: descubrí a Berger gracias a Emiliano. A partir de ese momento, él y yo leímos todo o casi todo lo publicado por este notable escritor, poeta, ensayista, critico de arte. Puerca tierra, Una vez en Europa, Lila y Flag, Un hombre afortunado, Fotocopias, Aquí nos vemos son algunos de los libros que Emiliano tiene en su biblioteca.

John Berger nació en Londres en 1926. Su voz es única. Nos acerca al hombre, a una humanidad cargada de emociones, de vértigo, de fascinación. Hay un pensamiento dialéctico en imágenes, sueños y misterios que nos acechan y nos hacen ver de otra manera. Modos de ver. Y una prosa profunda, poética, trascendente; nos guía con ternura y con humor. Éste autor descubrió Emiliano a los veintitrés años. Y me lo hizo amar. Lo compartimos.

“Cierra los ojos para volver a ver” me dijo un día, para siempre, Carlos Fuentes. Uno cierra los ojos y vuelve a ver. El miércoles 8 de octubre dicté una conferencia organizada por el Concello de Betanzos, en el Salón Azul del Liceo; “Literatura y sociedad” fue el título. Allí me presentó el Presidente-Alcalde José Ramón García Vázquez. Estaban mis amigos Pachico, destacado secretario de cultura, y Alfredo Erías, erudito director del Museo das Mariñas y talentoso dibujante. En un momento cité a Gastón Bachelard y a John Berger. Al finalizar, el arquitecto Xosé Manuel Vázquez Mosquera hizo referencia a la visita del escritor británico a Betanzos, a un texto que escribió sobre esta bella, misteriosa y encantadora ciudad medieval. Efectivamente en Fotocopias habla de la esperanza, de la vida, de Simone Weil, de Henri Cartier-Bresson, entre otros. Con mirada lúcida y sencilla nos ofrece una viñeta mágica de esta ciudad gallega: “Hombres y mujeres sentados a la mesa”. Berger nos ayuda ver, a fijarnos en los ojos de las personas, en las mariposas, en los cafés, en los objetos cotidianos. Describe olores, sonidos, ambientes. Lo leemos con pasión, con la misma pasión que recorro los soportales de esta ciudad, con la emoción de buscar huellas, imágenes, emblemas. Berger dice que recuerda de su vida dos comidas: la primera en el Maxim''s de París; la segunda, en la feria de Betanzos. Compara el lujo del restaurante parisino con la autenticidad de comer pulpo en una caseta con una taza de rosado.

Cuando leemos Viaje a la Isla de Rügen de Carl Gustav Carus sabemos que el autor hizo, por encima de todo, un viaje al interior de su alma. Eso es lo que hago cuando leo a Berger, eso es lo que hago cuando camino las callejuelas de Betanzos junto a Rocío. No es mito ni historia, es dimensión y estado del espíritu. En pos de mis raíces me siento conmovido ante sus soportales, ante piedras e iglesias. Este norte no está ni se encontrará en la geografía física sino en la geografía imaginal del alma. Son vestigios de un tiempo pleno, de símbolo, de nostalgia de lo absoluto. El exilio, el hambre, el dolor. También la ternura, las marcas de una temporalidad histórica, de una naturaleza primordial, auténtica. En sus iglesias hay un sentimiento estético pero también de trascendencia, de superación cósmica, abrumadora, indefinible, inexpresable. El estilo románico de transición al gótico, la Iglesia Santa María de Azogue, la Iglesia de San Francisco donde nos emocionamos una y otra vez ante la tumba de Don Fernán Pérez de Andrade y los caballeros que rodean el templo.

Por eso recorro el mercado, los puestos en la plaza, los rostros, las manos, los cajones, las barcas, el puente romano. O esos bares dotados de una dimensión teofánica, de una sacralidad terrenal. Rúa dos Ferreiros, la calle de Lanzós, la alameda, el chorizo, la tortilla, el pulpo, el vino de la tierra, Antolín Faraldo, Pardo de Cela, los hermanos García Naviera, el río Mandeo. Flavium Brigantium. Los prados y las nieblas, las meigas que vigilan mi divagar, los trasnos que acompañan mi mirada en el Principado de Espenuca, los pinos y eucaliptos, los robles, las tumbas de mis antepasados.

Al terminar la conferencia en el Liceo se acerca una señora. Me dice que me conoció en Buenos Aires, que se había sacado unas fotos conmigo y otros amigos cuando estuvo en diciembre de 2000, que me envió una carta que nunca llegó a mis manos, que la trae ahora. La carta está dirigida a Carlos Penelas Abad. Leo: “Betanzos, 24 de enero de 2001. Apreciable amigo…” La recibo con emoción, le doy un beso, la abrazo. La señora se llama Alicia García Pérez Salas. Es betanceira, crea un acto poético, bello. Siento al instante una reticencia noble, una lúcida reserva. Ética y fragilidad, pienso.

Es en Betanzos donde vivo revelación, la leyenda privada, la percepción concreta e inmediata de mis ancestros; veneración y respeto, sensibilidad contemplativa, fineza y discreción, sentido de austeridad. La patria perdida.

Carlos Penelas
Buenos Aires, 28 de octubre de 2014

miércoles, 29 de octubre de 2014

Navalafuente



Voy surcando la sierra. Y llamo.
Desde el mirar llamo sobre el sol y la tarde
despejando las hojas del sendero, la morada
que busca indagar el tiempo en una acequia.
El pueblo es vaporoso y estoy solo.
(La amada agita su cabellera
y recoge el aire entre tanta dispersión).
Siento la tierra, las vacas, el cencerro.
Siento las huertas, el trabajo campesino.
Y unas flores silvestres.
Por las noches recorro otro sendero:
las estrellas, la lengua áspera del viento,
la distancia de una patria despojada.
Junto a mi una perra de rastro olfatea la vida.
Junto a mi una travesía, unas muchachas cálidas,
una abuela laboriosa, una cesta de frutas,
un hombre y una mujer en su destino.
La vida pasa entre encinas o pájaros,
pasa por una ventana con luna y gallos y arboleda.
En ésta nube, en éste olor a pan, en éstas setas.
El humo de mi pipa mece olvido.

Carlos Penelas
Buenos Aires, 28 de octubre de 2014


martes, 28 de octubre de 2014

Video: conferencia de Carlos Penelas en Santiago de Compostela

Gracias al trabajo de Marcos Gallego, podemos ver y escuchar a Carlos Penelas en su conferencia "La creación poética" del 2 de octubre en la Librería Couceiro de Santiago de Compostela, y la presentación del poeta por parte de Manuel Suárez Suárez.




lunes, 27 de octubre de 2014

Mateo Alemán

"Débense buscar los amigos como se buscan los buenos libros. Que no está la felicidad en que sean muchos ni muy curiosos; antes en que sean pocos, buenos y bien conocidos".

Mateo Alemán
(Guzmán de Alfarache. Libro 2, cap. 1)




viernes, 24 de octubre de 2014

Premio en Navalafuente

Hace un rato, caminando por Navalafuente, un chiquillo de unos 8 o 9 años, que jugaba con un trompo, me mira y me dice: "¿Tu no eres el que escribió el cuento del trasno?" Si, le respondí. ¿Cómo sabés? "Porque lo leímos en clase con otros cuentos de duendes y estaba tu foto en la biblioteca."


jueves, 23 de octubre de 2014

Clase magistral en La Cabrera

Carlos Penelas cerró su serie de conferencias en España con una clase magistral para más de cien alumnos del Instituto de Enseñanza Superior de La Cabrera, en la Sierra norte de Madrid. Compartimos fotos y video.



La charla se llevó a cabo en el aula magna, asistiendo más de un centenar de alumnos y profesores de letras del IES La Cabrera.


Penelas habló de literatura española, argentina y latinoamericana (siempre haciendo referencia a Jorge Luis Borges, Julio Cortázar -en el año del centenario de su natalicio- y Ernesto Sábato). Luego de la clase los alumnos pudieron hacer preguntas.


En la semana, los profesores habían trabajado con ellos en varios de poemas de Penelas, que fueron analizados y compartidos con la lectura de Rocío Danussi.


El escritor se presentó en el Instituto gracias a la gestión fue del Presidente de la Asociación de Padres, Ariel Danussi, y desea expresar su agradecimiento al rector, directores de cátedra de literatura y profesores de lengua del IES La Cabrera.






































Las fotos y video son gentileza de Fernando Mayordomo.

Presentación de la Charla-Conferencia de Carlos Penelas en el Instituto de Educación Secundaria de La Cabrera – Madrid

Tengo el honor, y el placer, de presentarles a Carlos Penelas, poeta argentino que ha frecuentado la poesía desde joven creando una gran y extensa obra poética durante sus más de 60 años de vida. Una obra en la que recuerdo e imaginación confluyen en la evocación del misterio provocado por sus vivencias, de un paisaje, una mujer, su familia, la inmigración… La mirada de Carlos es la mirada del poeta, la de quien rescata el misterio de las cosas, que crea espacios con la palabra y da testimonio y recupera lo invisible. Son esos gestos invisibles los que fascinan al poeta.


Solemos vivir encerrados en nosotros mismos, incomunicados con lo que vive delante de nuestros ojos, y que no sabemos ver, porque las ventanas de nuestro mundo están selladas. Para abrirlas hay que comenzar a entrenar nuestra mirada, a frecuentar lo que tenemos delante, para ser capaces de ver la esencia de las cosas a través de los indicios que nos transportan al misterio, si sabemos seguir las pistas que el mundo coloca en nuestro camino. Y a las grandes cosas no siempre se llega por los caminos más anchos, sino que muchas veces hay que saber ver en los detalles y comenzar a tirar del hilo que sugiere el mundo no visible que yace en el origen.

En nuestra mano está el seguir viviendo una vida mediocre, o abrir de par en par todas las ventanas para incendiar esta mediocridad de sentimiento, razón y fantasía. Así el mundo, mágicamente, se nos multiplica.

Y la poesía nos tiende la mano, una poesía como la de Carlos, que no juega a la distracción de las palabras, que no es evasión, sino evocación, concentración allí donde la realidad se inunda de imaginación y compromiso, movilizando impresiones, nostalgias, desprendimientos y amores inseguros.

Y desde aquí, desde este encuentro con la profundidad de la mirada que se dirige al misterio, es desde donde Carlos habla, y lo hará hoy de la escritura hispanoamericana, no desde una perspectiva analítica alejada de comprensión, sino desde su propia vida, una vida repleta de poemas y de encuentros con los mismos creadores. Nos presentará a estos autores desde la mirada de quien también es autor, de quien está abierto a los detalles de estos escritores que marcaron época. Desde la anécdota externa nos trasladará a la realidad interna.

“Recordar, dice Carlos, que el hacedor, no sabe nunca lo que va a ocurrir”, por ello tenemos que estar preparados en todo momento a lo que se nos puede revelar. Y hoy, nuestra tarea como lectores, y ahora como público, es la de entender, gozar y descubrir el misterio de la palabra que a continuación va a ocurrir.

Fernando Mayordomo


miércoles, 22 de octubre de 2014

Vuelven los talleres literarios

Luego de su gira española que incluyó lecturas de poemas, conferencias y presentaciones de libros en Málaga, Santiago de Compostela, VimianzoBetanzosNavalafuente y La Cabrera, Carlos Penelas retomará con sus talleres literarios individuales y grupales desde el lunes 27 de octubre. Para consultas escriba a penelascarlos@yahoo.com.ar


El taller en clases individuales se dicta una vez por semana en horario a coordinar con el tallerista.

Además, Penelas dicta talleres grupales reducidos en la Biblioteca Carlos Sánchez Viamonte, Austria 2154, los jueves de 20 a 21:30 horas, comenzando el 3 de abril. Para inscribirse, llame al 4802-8211 de lunes a viernes de 16 a 20 o escriba a carlossanchezviamonte@yahoo.com.ar.

martes, 21 de octubre de 2014

Nuevas imágenes de Navalafuente

Por gentileza del Centro de Lectura de Navalafuente nos llegan más fotografías de la conferencia de Carlos Penelas en esa localidad madrileña.








Cierre de gira española en La Cabrera

El miércoles 22 de octubre a las 12 horas, en el IES La Cabrera, Carlos Penelas cerrará su ciclo de conferencias en España con "La poesía abre ventanas", en donde se referirá a la narrativa hispanoamericana en la segunda mitad del siglo XX: Borges, Sábato y Cortázar.


Penelas conversará con alumnos secundarios del Instituto de Educación Superior La Cabrera, municipio de la Sierra Norte de Madrid, sobre Jorge Luis Borges, Julio Cortázar (en el año del centenario de su nacimiento) y Ernesto Sábato.

Además, el poeta entregará los premios del concurso literario para los alumnos, celebrando el 25º aniversario del Instituto. Auspician IES La Cabrera, AMPA La Cabrera y AAVV de La Cabrera.

Esta es la última conferencia de Carlos Penelas en España, tras una gira que incluyó lecturas de poemas, conferencias y presentaciones de libros en Málaga, Santiago de Compostela, Vimianzo, Betanzos y Navalafuente.

Feria del libro antiguo de Madrid

Carlos Penelas, junto al escritor Xabier Vila-Coia, visitó la XXVI Feria de Otoño del libro Viejo y Antiguo de Madrid.



 

Taller literario