domingo, 20 de julio de 2014

El trasno de Espenuca

Buenos Aires, 2014
Editorial Dunken
Ilustraciones de Eugenia Limeses
Fotografías de Emiliano Penelas
Prosa


Esta mañana, me dije, tengo que contarles esta historia a unas criaturas que amo por sobre todas las cosas del mundo. A dos bellísimos niños con nombres bulliciosos. A la niña la llaman Ampi; al niño, Lauti. Ellos deben saber -me dije- de los mares, de las naves que cruzaron océanos, de los vientos que empujaron a navegar gaviotas y poemas. Garbanzos en la cocina de las tatarabuelitas y bisabuelas. Y cómo se contagia el amor y se repite en los espejos de obsidiana y en los sueños de los taumaturgos.


En septiembre de 2014 el autor publicó una edición especial limitada de lujo de 21x27cm, con tapa dura y papel ilustración.

2 comentarios:

  1. ¡Los trasnos! Criaturas que cambian las cosas de sitio. En Asturias, trasgus; tienen un agujero en la mano por donde se les escapa todo. Son malignos y se esconden en las viejas casas vacías, Un abrazo, Carlos, Rocío.

    ResponderEliminar
  2. Ellos deben saber -me dije- de los mares, de las naves que cruzaron océanos, de los vientos que empujaron a navegar gaviotas y poemas... Felicitaciones Carlos !

    ResponderEliminar

Taller literario