lunes, 30 de julio de 2012

Visita de Líber Forti

Carlos Penelas recibió en su casa la visita de Líber Forti, una de las referencias históricas del anarquismo, de regreso de su viaje por Europa y rumbo a Bolivia.

Como se recordará, este director de teatro de fama mundial y luchador incansable por la libertad, que fue amigo de León Felipe, de Ariane Mnouchkine, lector de René Char, amigo de Peter Handke, que trató a Ionesco y a tantos hombres de la cultura europea y latinoamericana, asesor de la COB durante casi treinta años, que sufrió cárceles y persecusiones, se reunió una vez más con el poeta. Una amistad que viene de los años '70 y que fue parte del libro Retratos.

Luego de estar en Barcelona, París (donde la revista Cassandre le hace una entrevista junto a Regis Debray: "Shakespeare es un indignado"), Atenas y Roma, su paso por Buenos Aires de cuatro días, como siempre, lo comparte con amigos y compañeros. De aquí a Tupiza. Líber acaba de cumplir 93 años.

domingo, 29 de julio de 2012

Cafés notables de Buenos Aires II

Buenos Aires, 2011
Dirección General de Patrimonio e Instituto Histórico
Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
Poesía



Mar Azul

Desde esta ventana siento las abiertas nubes.
Y la noche inconclusa reposando en sus senos.
Por la calle, que alguna vez se llamó De las Garantías,
navegan imágenes del alma,
la vela blanca, el ocio del pocillo,
el viento claro y fugitivo del crepúsculo.
También la amistad dialoga en laberintos,
en un cosmos de espejos y parábolas.
Desde esta ventana las barcazas,
la sombra de los dioses del exilio,
una llanura despidiendo malones.
Y una gaviota de nombre clandestino.
(¡Ay! La sangre del sur sobre la hierba).
De soledad y ásperas banderas
fue soñada esta mesa.
Un bar de una esquina porteña
atesora fugacidad y mito.

Carlos Penelas

Originalmente publicado en Calle de la flor alta (Buenos Aires, Dunken, 2011).

miércoles, 25 de julio de 2012

Cantar de la nostalgia


La he visto llegar con su alegría,
con esa forma de sonreír el verano.
(¡Que tosco soy, decía, qué tosco soy!)
Esfumándose lentamente entre mis sueños,
estela visible en un horizonte de vaguedad.
Estoy alejado y perdido. Pero pienso que eras
un pez transparente entre las ondas,
pubis bellísimo sobre la soledad del lecho,
mirada abisal del mundo,
apenas una ingenua ansiedad de los ojos.
Sí, lo sé. Era la hora del advenimiento,
la hora de los camaradas libertarios
a punto de encontrar el cisne blanco de la locura.
Esa noche la he visto venir,
acostumbrado a dar ese latido,
esa fragilidad que protege la palabra del hombre.
(Yo habitaba el amor y la alabanza).
Ahora, encuentro la claridad en el silencio,
en este mirar ausente, en una boina azul sobre la hierba.
Pero el viento prosigue, pero el viento prosigue…
Carlos Penelas
Buenos Aires, julio de 2012

domingo, 22 de julio de 2012

Un poema de Lisandro Penelas

PRAGA

De pie
frente al océano,
comienza el día
y el cielo es todavía un misterio.
Aquello es el futuro,
la neblina eterna de este amanecer.
De mi mano hay una mujer
y en su vientre un niño.
El viento salado
va y viene a su ritmo;
su fresco aroma
nos despeja el rostro.
Y el mar que se agita
y luego se calma
y todo que es algo
que trascurre en el tiempo
y nosotros de la mano,
viviendo.

Lisandro Penelas

sábado, 21 de julio de 2012

Novo libro do colaborador de Cadernos, Carlos Penelas


 

Poesía reunida
Bos Aires, 2012.
Editorial Dunken.
Antoloxía. Poesía.
——————————————————————————
Non intento crear a imaxe dun Penelas obediente nin adicto a capela algunha; o poeta alcanza a sabedoría a través da súa propia palabra, exercida con constancia e valentía. E esa palabra ilumínao, móstralle ao Mestre Interior, o Deus dos místicos que mora no secreto da alma. A luz, luz dos astros e luz interna, é signo dunha ardente vixilia, que se converte en ilusión, estado de encantamento, penumbra do sentir, o coñecer e o non-saber. A súa acordada sabedoría, a súa tensión cara á totalidade, outorgan á poesía de Penelas unha calidade metafísica que dá sentido á experiencia e faia plena. Isto permite ao lector, a nós, compartir unha sorte de felicidade á que chamamos beleza.
Graciela Maturo

jueves, 19 de julio de 2012

Lecturas para no ser demagogo o imbécil

 
Si no imagina, el pensamiento ignora
Mario Luzi
 
Anatole France
 
Por favor, no se ponga pesado. No se comporte como esas amantes que no pueden olvidar al hombre que compartió el lecho y por lo tanto lo agrede. Sé lo que me va a decir: que suena a ingenuo, que es una suerte de romanticismo tardío, que el título corresponde a un semanario libertario del siglo XIX. Puede ser, puede ser…lo cierto es que al menos una o dos generaciones leyeron estas páginas a la luz de una vela o en la cocina de una casa de inquilinato. O en la pieza de la pensión, en los tranvías, en las horas de descanso de un taller gráfico. Hoy la gente, toda la gente, es más bruta, más burra, más elemental. “Los títulos no acortan las orejas”, decía nuestro amado Sarmiento. Y es verdad, hoy los profesionales son más lamentables que en el pasado. El populismo, la irracionalidad, la falta de sensatez, la banalidad han ido socavando lo poco que quedaba. Pero bueno, aquí estamos para recordar algunas frases, algunos nombres, algunos secretos.
 
El encanto que más interesa a las almas es el encanto del misterio. No hay belleza sin velo, y lo desconocido es aún lo que preferimos. La existencia sería insoportable si no soñásemos siempre. Lo mejor que tiene la vida es la idea que sugiere de algo que no hay en ella. Lo real nos sirve para fabricar mejor o peor un poco de ideal. Es quizá su más grande utilidad. Esto lo escribió uno de los grandes escritores, uno de los hombres que se comprometió de verdad con la belleza, con la libertad, con la búsqueda de otra vida. Hablamos de Analote France. El texto pertenece  a El jardín de Epicuro.
 
Para las nuevas generaciones, y para las no tan nuevas que ignoran casi todo, es válido mencionar dos líneas. Anatole France apoya a Emilio Zola durante  el proceso Dreyfus; al día siguiente de la publicación de Yo acuso, firmó la petición exigiendo la revisión del proceso. Devolvió – otros tiempos, otros seres -  la Legión de Honor cuando se la retiraron a Zola. Participó en la fundación de la Liga de los derechos humanos.
 
Fue, además, partidario de la separación entre la Iglesia y el Estado, de los derechos sindicales y contrario a las prisiones militares. Obtuvo en 1921 el Premio Nobel de Literatura. Hoy esto es pasado. Aquí, en esta tierra, y en el mundo.
 
Nos olvidamos que Julio Verne y Hans Christian Andersen profesaban ideas socialistas. Nos olvidamos de nombres como los de Moro, Rabelais, Campanella o Cyrano de Bergerac.
 
El historiador colombiano, Luis Giovanni Restrepo Orrego nos dice: “Delacroix, el gran pintor francés representa la Libertad como una bella mujer que enarbola una bandera tricolor y que luce un gorro frigio; Víctor Hugo por su parte, dirá romanticismo es el Liberalismo en literatura. Son alegorías del romanticismo que estrecha su compromiso político cuando canta, siguiendo los ideales de la Revolución Francesa a la libertad de los pueblos; la Libertad lleva aparejada la idea de progreso y por consiguiente la de cambio y revolución. Lamartine compone su Oda a las revoluciones en la que vuelve al significado primitivo de la palabra revolución: Movimiento circular por el cual un objeto (mundo) tiende necesariamente al punto del que partió (Dios). Lamartine soñaba con ser el Padre de una revolución que instauraría en Francia para siempre, la Justicia y la Libertad, mientras Víctor Hugo concede al poeta una misión y un sentido Mesiánico como el gran conductor de los pueblos”.
 
Sé que estas pobres líneas no modificarán la conducta de los ministros, ni la de los gobernadores ni la de los cardenales ni la de los gendarmes ni la de los investigadores que tienen el traste sucio. Sé también que la obsecuencia de cientos de miles de intelectuales o artistas viven distraídos. Y que un setenta por ciento de la población es de una ignorancia aterradora. Pero es una necesidad recordar algo. Tal vez sólo se trate de un pacto entre usted y yo. O lo que es peor entre mi ser interior y los fantasmas que me habitan.
 
Para finalizar, caro lector, una cita que suelo mencionar: Los anarquistas tenemos el entusiasmo de la vida, escribió Rodolfo González Pacheco. Y también: No acaba de comprenderse al anarquista. Y esto se debe – parece una paradoja – a su propia sencillez, su rectitud, su coherencia.
 
Carlos Penelas
Buenos Aires, julio de 2012
 

martes, 17 de julio de 2012

Fotos rosarinas

El viernes 6 de julio Carlos Penelas visitó la ciudad de Rosario para referirse a "Anarquía y creación" y presentando su último trabajo, Poesía reunida. Aquí, algunas fotos de su paso por la Biblioteca y Archivo Histórico-Social "Alberto Ghiraldo".



 El sitio de la Biblioteca es: http://bibliotecaalbertoghiraldo.blogspot.com.ar/

sábado, 14 de julio de 2012

Hugo Luna, sobre Carlos Penelas

Reproducimos las palabras de bienvenida y presentación a Poesía reunida, de Carlos Penelas que el escritor Hugo Luna hiciera en el acto llevado a cabo el 29 de junio en Concepción del Uruguay, Entre Ríos.


Los Uruguayenses, entre los que me incluyo, tuvimos la suerte de tener a Carlos Penelas en los Encuentros de Escritores organizados oportunamente entre SADE filial Uruguay y Uner –con la Secretaría de Extensión Universitaria y Cultura como responsable de esta casa de estudios-.

Si leer poesía enriquece, escucharla de la voz de sus hacedores es una experiencia aún más rica por todo lo que ello implica, pone en juego. De manera que escucharlo a Carlos decir sus textos fue doblemente revelador porque en esa modulación se reflejó lo que ya traía su poema: esa tensión entre lo racional y lo emotivo, ese equilibrio entre lo lírico y lo clásico.

Cuando Luis Salvarezza, anfitrión, poeta, artista nuestro, me invitó a decir algo sobre esta antología, yo accedí, aún sabiendo que no podría agregar nada a lo apuntado por su prologuista. Accedí por especial respeto en su trabajo –el trabajo de Luis, el trabajo de Carlos- y por aquel recuerdo sonoro del poema y su ceremonia.

¿Qué país sin escrúpulos dormita en este hombre?” nos pregunta Penelas. Es una pregunta silenciosa, sensible, retórica (¿?). Está formulada desde adentro y hacia adentro y es en ese recorrido donde encuentra lo externo. El poeta reconoce el mundo, pero comienza por lo íntimo. Por eso su mirada de lo real es también esencial. Nos devuelve un mundo mejorado –si puede así decirse- nos devuelve una realidad que supera la realidad porque sabe o intuye que “El corazón es una belleza impenetrable”.

Y es que la palabra no es mera herramienta. La palabra es cuerpo del pensamiento y el poeta lo sabe, lo ejerce. En los momentos en que está sujeto de su historia el poeta se transparenta en la letra para crear otra corporeidad… por ello nos dice “versos apenas pronunciados/ en la pulcritud de la cocina/ para restituir el alimento de la infancia.”

… Cómo decirlo (cómo lo digo?) la poesía de Penelas transita esa infinita y débil distancia que va del corazón al pensamiento avivando el único fuego que alimentan a ambos: el fuego esencial, primigenio, que entibia el alma, la enciende.

La historia se vuelve amorosa intimidad y desde allí nos cuenta: “Era mayo de 1968/ (Los sindicatos son burdeles.)/ En la Sorbona, graffitis en los muros./ Bebimos las estrellas/ como los centauros el agua.” Y nos advierte “Nadie recuerda, caro Severino, Hijos del Pueblo. / La divina plebe sobrevive en un bestiario medieval” En “Los trasterrados” su historia personal se espeja, por eso, o porque es poeta o por ambas razones… su honestidad trasciende lo confesional y puede decir “No preguntaron nada./ Vinieron en los barcos del hambre y la tristeza”. El mismo llega en ese barco que es un barco y una palabra, su palabra. Por eso digo para el poeta la palabra no es mera herramienta, con ella se narra y nos narra una historia que nos incluye y nos conmueve delicadamente, cuidadosamente.

De niño mi madre me decía que las voces no desaparecen, que flotan en el cielo, que sólo los poetas podían escucharlas y recogerlas” y es lo que hace esta antología, escuchar, recoger la voz de la poesía.

“En nuestro país tenemos una lengua lindísima, una lengua que está en formación. Creo que es mejor escribir en una lengua en formación que en una lengua que tiene todas las frases ya hechas” afirma Silvina Ocampo… y Carlos Penelas se inscribe en esa tradición de poetas que hacen a la lengua, la enriquecen, le suman lo propio para goce y emoción de quienes confiamos en la palabra. En su poder fundacional y metafórico.

Hugo Luna

domingo, 1 de julio de 2012

Conferencia en Rosario

El viernes 6 de julio a las 19:30 Carlos Penelas dará la conferencia "Anarquía y creación" en la Biblioteca y Archivo Histórico-Social "Alberto Ghiraldo", Sarmiento 1418, Rosario.


"La creación lleva en sí la conciencia de la libertad, un eco que evoca esperanza, una visión del cosmos, un secreto de lo más íntimo del ser. El poema muestra el desorden moral de una sociedad. El poeta lleva insurrección en la palabra" escribía Carlos Penelas en su libro Anarquía y creación, publicado en 1997.
 Penelas se referirá, además, a Poesía reunida, su último trabajo presentado estos días en Concepción del Uruguay, Entre Ríos.

Más información en el sitio de la biblioteca: http://bibliotecaalbertoghiraldo.blogspot.com.ar/

Taller literario