viernes, 23 de diciembre de 2016

Salutación del Príncipe de Espenuca


Yo, Carolus I - poeta, prestidigitador, alambrista y amante pagano - Príncipe de Espenuca bajo la advocación de Pardo de Cela, hijo dilecto de la Casa Nobiliaria de los Andrade, casado con Da. Rocío, Señora de Udine y Marquesa de Codroipo, padre de los infantes Emiliano y Lisandro, yerno de las dueñas Eugenia y Ana, abuelo - por la Gracia de la Igrexa de Santa María do Azogue de Betanzos de los Caballeros- de Amparo, Lautaro y Amadeo os convoco a que paséis el 2017 bajo un cielo libertario en el Jardín de Acracia.

Sello de casa real

jueves, 22 de diciembre de 2016

Carlos Penelas estreará 2017 cun novo libro de poesía

A Editorial Dunken ten no prelo, para sacar o vindeiro ano, un novo libro de Carlos Penelas, poeta, ensaísta e colaborador de Xornal de Betanzos. O mesmo selo xa publicou, entre outros títulos, “Antología personal” (2010) e “Poesía reunida” (2012). O poemario leva en tapa a reprodución da obra “O descanso do Amor”, de Alfredo Plank e un estudo preliminar da profesora en Letras Marita Rodríguez-Cazaux, que introduce deste xeito na contracapa do volume o novo libro do Príncipe de Espenuca.

Xornal de Betanzos

lunes, 19 de diciembre de 2016

"El huésped y el olvido", nuevo libro de Carlos Penelas

Editorial Dunken tiene en prensa para 2017 un nuevo libro de Carlos Penelas. El mismo sello publicó, entre otros títulos, Antología personal (2010) y Poesía reunida (2012)


El poemario lleva en tapa la reproducción de la obra "El descanso del Amor", de Alfredo Plank y un estudio preliminar de la profesora en Letras Marita Rodríguez-Cazaux.


Carlos Penelas, uno de los más destacados literatos contemporáneos, vuelve a exaltar el rito de la palabra en la presente obra poética, El huésped y el olvido.

Estudioso de los poetas medievales españoles, clásicos, renacentistas, de los literatos de la generación del 98 y la del 27 y de la poética italiana de principios del siglo XX, Penelas goza de las dotes que se aprecian en Giuseppe Ungaretti, Pavese o Salvatore Quasimodo; como ellos percibe el cuadro que acompaña al verso, traslada la imagen, la recrea. De igual forma, su obra lleva el nervio existencial, filosófico y pasional que acuden en Salinas, Vicente Alexander, González Tuñón, Ricardo E. Molinari.

Penelas, un lírico que se rebela contra el mundo empírico, premoniza la materia, elabora un lenguaje esmerado con fuentes artísticas, celebra lo bello y lo contestatario.

Sus imágenes han de destacarse como zonas de apertura a lo insondable, a lo onírico abordando el intelecto -que en Penelas es superior- para exponer imagen interior saturada de arte. Arte asumido como signo de grandeza y liberación, identidad de belleza, recreación con finalidad humanística, atributos concurrentes en la consagrada obra de Carlos Penelas y que lo posicionan como poeta imprescindible en el panorama literario de habla castellana.


Marita Rodríguez-Cazaux
(texto de contratapa)

sábado, 17 de diciembre de 2016

Carlos Penelas en Galegos

La biografía del autor está publicada en la web Galegos, de Galicia Digital, que publica datos de los nacidos o residentes en Galicia. Carlos Penelas, por su trayectoria, es una excepción muy especial que puede verse en este enlace: http://galegos.galiciadigital.com/gl/carlos-penelas-abad


sábado, 3 de diciembre de 2016

El trasno en Guadalajara

El cuento para niños de Carlos Penelas El trasno de Espenuca participa de la XXX Feria Internacional del Libro Guadalajara 2016, que se realiza hasta el 4 de diciembre en Centro de Exposiciones Expo Guadalajara, Jalisco, México.
 
 
El libro, publicado por Editorial Dunken, lleva dibujos de Eugenia Limeses y Emiliano Penelas, es un relato fantástico ambientado en una aldea gallega, el primer cuento para niños en la extensa bibliografía de Penelas. Recordemos que también tiene una edición especial fuera de circulación comercial.
 
La Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en México, mejor conocida como la FIL, es uno de los eventos anuales más importantes del género en el mundo hispanohablante, la segunda en términos de presencia editorial después de Feria del Libro de Fráncfort, en Alemania, y la segunda en términos de público después de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Desmontando el arte contemporáneo por Avelina Lesper

Estimados amigos:
Vengo escribiendo desde hace muchos años sobre la decadencia social, política y estética de la sociedad. El populismo, los amagos intelectuales, el monopolio ideológico. Ambigüedades y esfumatas de mitologías y ademanes simbólicos. El suburbio mental, la cultura de fachada, la complicidad en las artes plásticas igual que en la literatura - para no hablar del desatino poético - genera mutilaciones y mutaciones entre los nuevos bárbaros. La afectación letrada se da la mano con la imbecilidad de la creaciones que solemos ver en galerías y en museos. Sugiero la lectura de esta entrevista, sugiero releer el análisis claro y comprometido de Avelina Lésper. Su visión no es una anécdota aislada, sino un cuerpo de doctrina, de críticas acumuladas, de lucidez. Miserias de nuestra época.

Carlos Penelas



Avelina Lésper: Desmontando el arte contemporáneo22 julio, 2016

Entrevista a Avelina Lésper publicada en el diario digital La Vanguardia

Hoy quisiera que reflexionemos sobre el arte de pintar en vez de aprender su técnica. Siempre quise escribir un artículo sobre lo que para mí es y ha supuesto la pintura y el arte contemporáneo pero al leer esta entrevista de Avelina Lésper no me atreví a añadir ni quitar ni una sola coma a sus acertadas e inquietantes conclusiones sobre el que para mi siempre será uno de los mayores fraudes que en nombre de la cultura se han llegado a perpetrar. Te recomiendo muy mucho su lectura.

“No fueron pocos los que se identificaron, hace un par de años, con aquella mujer de la limpieza de un museo alemán tan celosa de su trabajo que se empleó a fondo para eliminar unas terribles manchas que había en una de las obras expuestas. Ni se le ocurrió sospechar que formaban parte vital de la pieza Wenn es anfängt durch die Decke zu tropen (Cuando empieza a gotear el techo) del artista Martin Kippenberger, valorada en 800.000 euros. El Museo Ostwald de Dortmund (cuyas primeras entradas en Google son sobre el suceso, superando a su web oficial), llegó a afirmar que “estamos intentando aclarar cuanto antes qué tipo de capacitación tiene el personal de la limpieza”. La crítica de arte mejicana Avelina Lésper diría que esa pobre trabajadora, además de un gran sentido de la pulcritud, tenía también un gran sentido común. Lésper, colaboradora de diferentes medios de comunicación latinoamericanos y directora del programa de televisión El Milenio visto por el Arte, es una de las voces que más suenan contrarias al arte contemporáneo, cuestionando desde los ready-made (el uso de objetos comunes como el urinario de Duchamp) a las performances efímeras.

-¿Cómo definiría el arte contemporáneo en una palabra?
-Fraude

-Explíquese…
-Carece de valores estéticos y se sustenta en irrealidades. Por un lado, pretende a través de la palabra cambiar la realidad de un objeto, lo que es imposible, otorgándoles características que son invisibles y valores que no son comprobables. Además, se supone que tenemos que aceptarlos y asimilarlos como arte. Es como un dogma religioso.

-¿Y por otro lado?
-También es un fraude porque está sostenido nada más que en el mercado, que es fluctuante y artificial en la mayoría de los casos. Se otorgan a las obras valores artificiales para que pienses: “si cuesta 90.000 euros es porque debe ser arte”. Estos precios son una burbuja, como existió la burbuja inmobiliaria.

-¿Y pinchará?
-Se tiene que pinchar. Una torre de papel sanitario de Martin Creed cuesta 90.000 euros. El objeto no es lo importante, sino lo que tú puedes demostrar económicamente a través de su compra.

-¿Y no pueden comprar Murillo o Picasso?
-No puedes especular con pintura antigua porque hay muy poca. En cambio, este tipo de obras se realizan en minutos, algunas se hacen en factorías.

-¿No se podría especular con obra actual con valores estéticos?
-El arte toma tiempo. No hay manera de que Antonio López termine un cuadro… Por una parte, debes esperar a que el pintor o escultor haga sus obras. Por otra, el arte necesita talento, que el artista tenga algo que mostrar a través de su obra. Con el arte contemporáneo los artistas no necesitan tener nada.

-¿Puede poner algún ejemplo?
-Cuando Duchamp hizo su ready-made evitó a todos los artistas el proceso intelectual. Cualquier objeto es arte, el que sea. Bajo este punto de vista, imagínate la cantidad de obras de arte que tú tienes. Todo tu entorno es factible de convertirse en arte. No tienes que esperar que ese artista se forme, demuestre su talento y que acabe aportando algo, lo que es terriblemente difícil. Otro ejemplo es Santiago Sierra con sus ready-made. Te dice: “Esto es un contenedor de mierda de la India”. ¡Qué impresionante!

-Como mínimo piensan la definición…
-El crítico Arthur Danton dijo: “dejen que los filósofos pensemos en la obra, ustedes traigan sus objetos”. Si pones como tema el contenedor de mierda, ya llegará el comisario que elabore el discurso y te hable de la miseria, de las últimas castas que recogen la mierda… hay toda una justificación social y moral. Si tú manifiestas que eso carece de valores estéticos, automáticamente te dicen que estás en contra del mensaje social. Es un arte chantajista, también. Utiliza este tipo de discursos para que lo aceptes como arte. Si no lo aceptas, o estás en contra de él o eres un ignorante.

-La denuncia social se ha ido haciendo a lo largo de la historia del arte…
-Se ha dado, pero no como valor de la obra. Los Fusilamientos del 3 de mayo de Goya valen por la realización artística, porque su pintura fue trascendental y profundamente moderna en su momento. Y sigue siendo moderna ahora. Por eso vale una pintura de Goya, no por el discurso.

-¿Se está confundiendo el arte con el mensaje?
-Ahora el arte solo es mensaje. No hay arte, solo hay panfletos. Estas obras no pueden existir sin los museos. Las obras, paradójicamente, se ven mejor en el catálogo que en vivo. Y ya no digamos con los artistas performance, que solo tienen el registro fotográfico de lo que hacen porque dicen que es efímero, aunque lo repitan 700 veces. Son obras que solo existen en los catálogos y a través de los discursos y la teoría que le ponen los comisarios y especialistas en estética. Son objetos de lujo, una nueva forma de consumo.

-A la mayoría de gente de a pie no le gusta el arte contemporáneo porque le resulta difícil de entender…
-Es que no hay nada que entender. Es un arte que te exige asimilarlo y no discutirlo, por eso también es dogmático. Te exige fe, que creas en él, no que lo comprendas, como las religiones. Quiere someter nuestro intelecto. Todo el tiempo quien se equivoca es el espectador, el artista y la obra es infalible. Si tú dices que carece de valores estéticos, de inteligencia, que no te propone ni aporta nada, entonces te dicen que eres un ignorante.

-¿Quién decide qué es arte?
-Es una decisión arbitraria que se toma entre las instituciones, los museos, las universidades… Es un arte de la academia. Eso de que es independiente y libre es mentira.

-¿Está subvencionado?
-Totalmente, no puede vivir sin las subvenciones del Estado. Es un arte parasitario. La mayoría de los artistas contemporáneos viven del Estado.

-¿El público no pinta nada?
-No. Por eso es demagogia pura que digan que este arte tiene intenciones sociales y que manifiesta intenciones morales. Rechaza a la gente, que para ellos es ignorante. Este arte no vive de la gente, vive de las instituciones y la especulación.

-¿Podríamos decir que refleja la sociedad actual?
-Es muy diferente reflejar que denunciar. Ellos parasitan la sociedad en la que viven, la refleja mejor Madoff. Ambos son parte de una misma mentira social que ha creado el capitalismo a través de la especulación económica. El arte contemporáneo es parte del fracaso capitalista.

-¿Estamos huérfanos de arte?
-Sí, porque no hay espacio para los artistas que sí están creando. ¿Qué muestra el Macba aunque esté vacío? En España hay muchos centros de arte contemporáneo que nacieron a la par que la burbuja inmobiliaria, para que te des una idea de cómo está el asunto. ¿Qué te puede aportar Jeff Koons que imita objetos de feria o cualquier ready-made? Ellos han hecho del material la obra. Ahora para decir guerra ya no tienes que pintar los fusilamientos, ahora escribes la palabra guerra en un letrero. Eso es no tener pensamiento abstracto. Jamás el arte se había despojado tanto de las metáforas… El problema es que se está acabando con una capacidad cognitiva.

-¿Nos quieren tontos?
-Exactamente ¿Y sabes por qué? Eso tiene detrás de sí lo más pedestre que te puedas imaginar, el dinero. Por eso es también un fracaso del capitalismo. Todo lo que se ha hecho por dinero en estas dos últimas décadas ha hecho un daño enorme a la Humanidad. Por dinero se destruyó la economía de Europa, la de Estados Unidos, tenemos el narcotráfico en América Latina… y por dinero están destruyendo el arte.

-¿Alguna buena noticia vinculada al arte?
-(Ríe). Pues que nos hemos dado cuenta, no estamos ciegos ante esto. Los que pintan ahora con maestría y técnica son los contrarrevolucionarios. Y esta resistencia inteligente y creativa es la que va a alimentar el arte

-¿Estos artistas no son vendibles?
-Claro, pero las galerías necesitan que estén amparados por las instituciones. Cuando el Reina Sofía dejó de comprar a Arco, Arco se fue a la quiebra.

-El Reina Sofía dejó de comprar a Arco y empezó a exponer Picasso…
-…Y a Goya, para que la gente vaya…

-¿Esto sería el inicio del cambio?
-Exactamente. Llega un momento en que las instituciones van a tener que escuchar a la población y dejar de trabajar para los intereses privados.

-¿Qué piensa de artistas españoles contemporáneos como Tàpies o Barceló?
-Barceló tiene unos dibujos y unas acuarelas sensacionales. Tàpies está sobrevalorado. Surgió porque el arte español empezó a verse huérfano de creadores y fue la oportunidad de encumbrar a un tipo como Tàpies, con un lenguaje y una creación limitadísima.

-¿Ve mal el arte español?
-Lo del arte español es un fenómeno de análisis. Fue la cúspide del arte mundial, tuvo creadores que aportaron como nadie y ahora los artistas simplemente no existen. Y la crítica española está entregada y sumisa al sistema. ¿Cuándo España se dará cuenta que ha perdido su sitio en el arte?

-No es el único sitio que ha perdido…
-Pero es un factor muy delicado. El arte no nos sacará de la crisis, pero aporta humanidad.”

Avelina Lésper es una crítica de arte mejicana que en unos pocos años ha provocado una reacción notoria en el ámbito del arte contemporáneo mexicano. Entre no pocos artistas, críticos y curadores provoca risas sarcásticas y hombros levantados, pero entre otros artistas y un público más general, más o menos ajeno al circuito, recibe rondas de aplausos.

Taller literario