jueves, 9 de octubre de 2014

Carlos Penelas en Compostela

Os devotos fieles que visitaron a catedral compostelá o xoves 2 de outubro aseguran que o Noso Señor Santiago virou para apertar e falar de fronte cun visitante que disque escribe poemas aló en Bos Aires. Os que andamos polo mundo adiante non estamos nadiña sorprendidos. É ben coñecido o agarimo do Apóstolo para con todos aqueles que forman parte do amplo e variado colectivo social de afastados da súa terra. A continuación e por xentileza do director da "Radio do Ceo" [Luís Seoane] reproducimos en exclusiva a gravación enteira da conversa entre Carlos Penelas e Santiago Apóstolo.

- Santi: ¡Home! ¡Unha boa alegría! Non pensaba que puideses xuntar euros para volver dar unha volta pola terra dos teus pais. Aínda vai resultar que a neta do meu amigo Pascasio da Fonsagrada faga de ti un convencido neoperonista. En Roma temos agora un xefe arxentino que é moi boa persoa e que me pediu un esforzo na realización de milagres. Foi moi amable comigo pero non me gustou nada a súa mención ao seu equipo de fútbol. Dixo algo así: "Por favor, Santi, hacéme la gauchada. Te lo pido como hincha de San Lorenzo. Necesito ratificar el éxito del pontificado con un par de milagritos tuyos".

- Carloncho: ¡No me cargués! Vos sabés que disfruto hablando contigo, más allá de que me rompa los bolsillos cualquier devaluación del peso argentino. Contigo se puede hablar. Tenés una historia detrás. Bueno, sobre Jorgito te puedo decir que es una persona austera. Me gusta su estilo pero lo veo medio desinformado o en las nubes. Me refiero a pedirte milagros a vos que estás en plena crisis. Es lógico que te sientas abatido y defraudado después del afane del electricista de la catedral. Si no pudiste evitar el afane en tu propia casa no te veo con fuerzas para hacer dos milagros.


- Santi: Non penses que os santos estamos libres das depresións. Poida que sexamos máis fortes que algúns cidadáns pero tamén sufrimos moito cando recibimos traizóns aos nosos desinteresados favores. Contábache o de Xurxiño de San Lorenzo de Almagro porque pensaba que ti viñas pedirme que fixese campión aos "Vermellos de Avellaneda". A verdade é que o teu equipo vai ir moi ben no campionato. Non teño dúbida de que "Independiente" está mellor que nos anos pasados. O feito de ter de presidente a un sindicalista mafioso é unha garantía de éxito xa que un santo coma min só pode botar man dos rezos e das plegarias. Hoxe o mellor é ter moitos pesos para que Bebote reparta cos rapaces da activa "barra brava" que grita cada gol con fonda paixón.

- Carloncho: Bueno, Santi, me dejás más que sorprendido con tus conocimientos sobre el fútbol argentino. Pensaba que los santos no tenían tiempo libre para informarse sobre deportes al tener que estar siempre a la orden de Nuestro Señor Jesucristo. Es cierto que quería pedirte algo pero es para la familia. Te agradecería me echés una mano con la salud para Rocío, Ana, Eugenia, Emiliano, Lisandro, Ampi y Lautaro. No te pido nada para mi porque soy un hijo de gallegos que vive feliz en la capital argentina. Mi única preocupación es que los míos se salven de cualquier ataque de los virus podridos que andan sueltos por el mundo. Al ser de sangre gaita estoy inmunizado. No me afectan las boludeces envidiosas de los que andan siempre quejándose porque no les toca la lotería.

- Santi: Vexo que non sabes nadiña de Teoloxía. Os santos temos libre o domingo para facer o que nos pete. Hai compañeiros que van camiñar polo monte, por exemplo Cristovo. Outros aproveitan para achegarse pola lareira familiar para gozar con aquelas pataquiñas da infancia. Eu estou demasiado afastado da beira do Tiberíades; entón vou mollar os pés no areal de Laxe. Na beira do mar adoito facer uns minutos de ximnasia mental para limpar a miña cabeciña dos malos pensamentos que tiven durante a semana. Non penses que ser un santo é doado. Tes que reprimirte diante dos fieles que piden sen freo. Ninguén dá e así a nosa relixión non ten futuro.

- Carloncho: Siempre pensé que ser santo era un laburo bárbaro. Todos los creyentes alrededor tuyo en reverencia. Te rodean de flores y te honran con miles de misas el día de tu cumpleaños. Tenés millones de hinchas repartidos por el mundo que confían en que tus virtudes los ilumine en el buen camino. Hasta los gobernantes se inclinan para invocar tu protección. Me parece que te quejás sin razón ninguna. Perdonáme, Santi, a lo mejor me equivoco pero vos no gastás un mango. Quiero decir que no te afecta la fluctuación del euro o que los rusos corten la canilla del gas que viene para Europa. En la catedral sos el capo al que nadie le discute su poder divino. En serio, no entiendo que tengas malos pensamientos.

- Santi: Hai uns séculos era un bo choio ser santo. Agora vaise complicando pola competencia e as novas tecnoloxías. Hai unha chea de novos predicadores sen base espiritual que nos están quitando seareiros. Contan un conto chamado "Deus é amor" e a cestiña das esmolas, énchese de cartos. Coas novas tecnoloxías axiña os santos imos ter que tramitar unha pensión xubilatoria. O noso esforzo evanxelizador a súa xa escasa actual efectividade. Se premes no móbil ou no ordenador terás diante dos ollos ao teu "Personal Trainer" que se encargará da xestión dos teus pecados. O tratamento indicado é atender as doses de insuperables ofertas de permufes, cursos de ioga, cremas tonificadoras e bronceados da pel. Entenderás, meu amigo, que estea canso de tanta tontería e me retire.

- Carloncho: ¡La pucha, Santi! ¡Vos no te podés ir! Es impensable una Galicia sin el Apóstol. Ahora que estabas aclimatado a la humedad volvés para convertirte en un emigrante retornado. En Israel no te quieren. Te aseguro que los sionistas no te dan el pasaporte. No te olvidés que abandonaste la fe de los hebreos. Por favor, pensálo bien antes de abandonar el rincón verde de Rosalía de Castro. No es buen cambio el dejar los ríos y fuentes gallegas por la seca arena de Galilea. Si te vas me dejás tirado. ¡No puedo volver más acá! Si finalmente decidís borrarte te pido que firmés el decreto celestial correspondiente para elevar a los altares al leonés Buenaventura como San Durruti. Me voy que me está esperando mi esposa. Te agradezco tu cordialidad. Ya sabés que en la porteña calle Moreno tenés un bulín a tu entera disposición por si cruzás el Atlántico. ¡Dale!

Manuel Suárez Suárez
Diario Crítico de Argentina, 6 de octubre de 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller literario