Poema a la mujer de una buhardilla

by - lunes, octubre 26, 2015


Dijiste: “Soplo la luz insomne en esta tarde de octubre”.
Y yo: “Tómame en la mirada,
en la respiración de tu mirada
que despierta la memoria del cuerpo”.
(¿Qué harás de mí?
¿Qué tiempo crece, Señora,
en esta ociosidad, en esta tibieza,
recogida y anhelante?)
Junto al silencio que sopla en tu vestido negro
el color de una imagen suspendía tu mirar.
Había una sombra de Vermeer o Caravaggio.
Y una lámpara en ese sueño dudoso,
casi transparente.
Y un sillón blanco en el atardecer suspenso.
Y tu vestido negro, en tu vestido inquieto.
Tu mirada hacia las nubes bajas penetraba mi soledad
como ese mirar separado, callado
en una tarde de octubre en que tu mirada…

Carlos Penelas
Buenos Aires, octubre de 2015

You May Also Like

0 comentarios