sábado, 3 de mayo de 2014

La Causa Armenia y otras cuestiones

Comencé a comprender, hace más de treinta años, toda la dimensión del genocidio armenio cuando conocí al querido amigo y poeta Agustín Tavitián. Fue él quién me introdujo con profundidad en ese drama, en el desgarrador dolor el pueblo armenio a partir del 24 de abril de 1915. Desde aquellos tiempos no sólo me solidaricé con la Causa Armenia sino que me preocupé por conocer su cultura, su mundo, su riqueza cultural. Asimismo yo le hablaba de la cultura gallega, de los celtas, de las persecuciones del franquismo. Ambos nos unimos en lo poético, en la belleza y en la mirada de un mundo libre, un mundo en busca del humanismo.


Gracias a Tavitián descubrí a Mesrop, inventor de los caracteres armenios, fundador de la cultura armenia en 361. Y también del primer historiador de Grecia, Herodoto, primer historiador de la historia de Armenia. Las historias milagrosas y legendarias, los poetas líricos, las ciencias exactas o las ciencias naturales ya abiertas al mundo en el siglo VI y VII. Y la cultura milenaria desde antes del siglo V de nuestra era.
Hace unos días estuve invitado al homenaje que se realizó en la 40 Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. La emoción, la claridad de los discursos, la belleza de su música y de su danza, nos hizo soñar otro universo; un universo de paz, de amistad internacional y de belleza.

En la oportunidad, entre los oradores, tuve el honor de escuchar al escritor y editor turco Kemal Yalçin, ferviente defensor de los derechos humanos, autor de Regocijas mi corazón, obra de un gran valor documental que reproduce testimonios de las víctimas y además ratifica el derecho de la verdad. Kemal Yalçin: intelectual turco que habla con valentía - sin soberbia, sin rencor, sin banderías – de los acontecimientos de 1915, de las deportaciones y de las matanzas. Él mismo, por supuesto, sufrió persecuciones y cárcel. Es importante, querido lector, analizar por qué Israel, Alemania, Reino Unido, Estados Unidos, España, Portugal…no reconocen todavía el genocidio armenio.

El príncipe Kropotkin señalaba que “la burocracia es de por sí el núcleo de una clase cuyos intereses son totalmente opuestos a los del pueblo, al que pretende servir”. Necesitan de la pobreza para hacer sus negocios. Carecen de columna vertebral. Para adaptarse a un mundo florido donde la gente cultiva con sensatez el buen gusto, la hipocresía y el cinismo. ¿Cuántas pequeñas canalladas, cuántos engaños imperceptibles forman parte del alma? Querido lector éstas son las sinuosas estrategias o manipulaciones para alcanzar el poder y su irremediable sensación de impunidad.

Nuestros políticos, sin entrar en detalles, son lamentables, cuando no corruptos e hipócritas. Pero empieza a llegar el olor de otras comarcas. Todos parecen extras de cine. El engaño en las campañas exhibe su desvergüenza de manera obscena. Pícaros populistas, fascistas y señores reaccionarios se abrazan con las multinacionales. Recuerdo, no sé porqué, a Lewis Carroll: “Querrás, querrías, querrás, querrías, / querrás bailar también”.

Es interesante hacer una lectura de todo. Si volviéramos sobre las páginas de Sun Tzu (544 antes de nuestra era) veríamos cómo era el proyecto de conquista. Y que lugar tenían las baratijas, las putas, la bebida y el juego. Si no tomamos el poder como medida de las cosas nos equivocamos una y otra vez. Ya Albert Camus señaló con claridad: “al menos los anarquistas saben contra quien luchan”.

De esto, entre otros asuntos - como simples poetas - hablamos desde hace más de treinta años. Pero parece que nadie nos lee. Que nadie nos lee pues hubo otros, más sabios y conocedores que yo, tratando y estudiando estos panoramas líquidos que generan hambre, guerra, desolación y muerte. En fin, que como en Muerte en Venecia la decadencia también alcanza a la ciudad en forma de epidemia.

Es posible que debamos volver sobre la historia de Vardán Mamikonián quién murió en la Batalla de Avarayr, también conocida como la Batalla de Vardanants, la cual se libró el 26 de mayo de 451 de nuestra era, entre el ejército armenio y los persas. Los persas salieron victoriosos en el propio campo de batalla, con Vardán muerto en batalla. El hecho, sin embargo, allanó el camino para que el pacto entre persas y armenios garantizaba la libertad religiosa para los cristianos armenios.

Carlos Penelas
Buenos Aires, mayo de 2014

***

Acá, el enlace a la introducción de la antología La cultura armenia y los escritores argentinos (Buenos Aires, 1987).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller literario