martes, 28 de agosto de 2012

Inundaciones, helada y poesía en Azul

Carlos Penelas desarrolló una intensa actividad en Azul a pesar de las inundaciones y de los desbordes del arroyo. También se solidarizó con los vecinos indignados por las multiinauguraciones de las obras realizadas y los serios interrogantes en relación a los estudios hídricos.

Asimismo, la comunidad estaba muy molesta y dolida por las especulaciones políticas mientras media ciudad permanecía bajo el agua, soportando frío y heladas. En este contexto Penelas habló con vecinos, visitó el Teatro Español, el Monasterio Trapense, las obras de Carlos Ragazzoni y realizó una visita especial a Casa Ronco, donde pudo contemplar y conmoverse por la colección cervantina más importante de América.


En sus visitas fue acompañado por el apicultor y poeta, Leandro Frígoli, y en la biblioteca lo hizo junto a Sergio Camarote -director del Centro Cultural La Criba- quien ofició de guía junto al coordinador de la Casa. En el Centro Cultural dictó una clase en torno a la creación literario y posteriormente presentó su antología Poesía reunida. Leyó varios de sus poemas Rocío Danussi. Cerró el acto Matías Sasale en guitarra criolla.


Carlos Penelas en Azul
El sábado 25 de agosto el poeta Carlos Penelas dictó en Azul un taller de escritura poética y, a su vez, presentó a la comunidad su último libro Poesia reunida. Una antología que contiene, según sus palabras, "la respiración del silencio o los ritos del instinto, la ternura del hombre y la mujer, el exilio, las persecuciones, el compromiso social". Es un libro acerca de su historia y de la poesia escrita en el transcurso de más de 40 años de oficio.

Carlos Penelas disertó ante jóvenes y adultos que se encontraron en la palabras del poeta, emocionados ante la experiencia compartida por el poeta, quien centró su charla en su estilo poético y en recorrer los caminos que lo condujeron a través de la poesía.

Cada persona sabia que ese instante, vivido, sentido, es una posibilidad de descubrimiento, de certeza. Carlos Penelas brindó su ser, desbrozó a la palabra soberana, llena de anecdoctas y erudición. Su presencia no fue una estela imperceptible, ni un rayo inmendiato, fugaz, rápido; fue, más bien, la vía del encuentro al secreto del silencio y el descubrimiento de la belleza de la flor. La mirada puesta al servicio de lo poética, de lo humano y de su expresión artistica. Sin dioses, ni patria. Así marco su visita Carlos Penelas en Azul.

Leandro Frígoli

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller literario