lunes, 11 de enero de 2010

Revolucionarios y gorilas

Deseo recomendarle, amigo lector, que relea Cartas desde la Tierra de Mark Twain. Fueron publicadas por primera vez en 1962, más de cincuenta años después de su muerte. Si se ofenden por su ateísmo, no lo lean. También sería interesante que vuelvan a Un mundo feliz de Aldous Huxley. Fue editado en 1932 y su título tiene origen en un canto del acto V de La Tempestad, de William Shakespeare. Por último: Los viajes de Gulliver, la novela satírica de Jonathan Swift publicada en 1726. Una de las críticas más crueles de la condición humana. Estos tres libros para las vacaciones creo que están bien.

Es desolador como se mezcla y se confunde todo. Desolador y patético. Parecería que el hombre no comprende o está imposibilitado de hacerlo. Lo digo sin demagogia, claro está. Intelectuales brillantes, hombres de ciencia o de formación artística, seres con vocación humanista, las más de las veces no ven lo grotesco. Eso que está allí a la vista, eso que un niño lo señalaría con facilidad. Bueno, tiene razón, no todos los niños. La cosa viene de lejos.

No me interesa discutir los razonamientos de la derecha o lo que proclama una ideología reaccionaria. Ya lo sabemos. Sabemos que representa la Iglesia, el Estado, las corporaciones, los bancos, las empresas, los odontólogos, el derecho romano… lo sabemos y lo supieron hombres probos hace siglos. La hija del astrónomo Teón, Hipatia, es un eslabón de aquello que intentamos resumir. Lo dramático es qué se entiende por progresismo, por revolucionario, por libertad.

Usted sabe, fariseo lector, que sostengo teorías libertarias. Discutible, por supuesto, discutible. Pero es la única que aún permanece en mi como una llama. Durante décadas el Partido Comunista señaló en una suerte de Inquisición del hombre nuevo, que todo aquello que no pasase por su concepción era reaccionario, agente del imperialismo o secuaz de la CIA. Y quedó la marca. Diluída, sin criterio, pero el halo sigue dando vueltas. Nacieron los mitos, las leyendas. Hicieron listas negras donde estaban Camus y Ionesco, Pirandello y Orwell. Se ocultaron datos de manera desenfadada, siniestra. Desde los campos de concentración o Gulag (qué no dijeron los camaradas de Solhzenitsyn) hasta los crímenes más absolutos en la Guerra Civil Española o en México. Pero los camaradas leían Novedades de la Unión Soviética y todo estaba en orden. El mal estaba afuera: en la Alemania nazi, en la España franquista, en la Italia de Mussolini o en el liberalismo inglés. Y naturalmente lo falso, lo espúreo, lo irracional, lo consporativo, provenía del Pentágono. El potitburó estaba ajeno a eso. Era la Biblia, lo único digno, lo sagrado. Hasta embalsamaron a Lenin para cumplir con la tradición del culto a la muerte. Cientos y miles de datos. Montañas de documentos, de contradicciones, de engaños. Y paralelamente mártires, persecuciones, exilios. Una cosa va con la otra. Una cosa va con la otra. Así se hace el juego. Y los intelectuales comprometidos con la opresión. No todos, no todos. Brillantes creadores y pensadores anarquistas -y otros que no lo eran- vieron el engaño. Y lo denunciaron. Y pasaron a ser buenas personas pero equivocadas. O importantes creadores pero que trabajaron para la desestabilización o la contrarevolución. Insisto, hay bibliotecas enteras con documentos, fotografías, manuscritos, cartas.

Entre nosotros, lo que no es peronista es fascista. O gorila. La razón de mi vida, escrito por el valenciano, falangista, Manuel Penella, fue un libro de cabecera de generaciones. Como si lo hubiese escrito Rosa de Luxemburgo. La confusión general, ubuesca por otra parte, se genera a traves de engaños, claroscuros, conversos y leales, patriotas y traidores. Y sobre eso bombo, liturgia y sinarquía. Y más tarde cultura nacional, maniqueo, oportunismo, silencio cómplice. Se formó un gran caldo donde se mezclaron deseos y creencias, sectas y castigos. Una enorme capacidad de olvido de nuestra sociedad y la falta de autocrítica hacen el resto.

Vamos a recordar algo. Breve, pero interesante. Para saber dónde estamos parados o cómo todo, desde Perón hasta Kirchner es peronismo. Todo es parte de lo mismo, reitero. Un sentimiento, una conducta, un acto mágico.

El avión negro que trajo al General –Madrid-Buenos Aires– el 20 de junio de 1973 estaba acondicionado según órdenes de su secretario privado, José López Rega. En el sector A viajaban Licio Gelli, López Rega, Luchino Revelli, Giancarlo Valori, miembros de la Logia Propaganda Due (P2). En el sector B Juan Perón, Isabelita, Cámpora, su esposa Georgina, el coronel croata Milo de Bogetich, la esposa del embajador en España, José Campano.

En marzo de 1974 el General sentía que su organismo iba decayendo. No obstante se sintió con fuerzas para recibir al presidente de Rumania, Nicolás Ceausescu junto con su esposa, Elena. Ceausescu, joven lector, fue uno de los dictadores más brutales de la Europa del Este. A Ceausescu y a su esposa se les entregó el Collar de la Orden del Libertador San Martín y la Universidad de Buenos Aires lo nombró Doctor Honoris Causa. Vale la pena recordar que durante su primer gobierno no recibió al Premio Nobel de Medicina, 1947, Dr. Bernardo Alberto Houssay por ser antiperonista o contrera como solían decir despectivamente. O gorila.

El 1 de Mayo el líder habló desde los balcones de la Casa Rosada con una protección especial. Montoneros, fuerza que él protegió en más de una oportunidad, le decía desde la plaza: “¿Qué pasa, qué pasa general, que está lleno de gorilas el gobierno popular?”. Esto enfureció a Perón; los llamó “imberbes y estúpidos”. Montoneros, al retirarse, contestaron: “Rucci, traidor, saludos a Vandor”.

Luego vienieron las nefastas consecuencias, el horror del Terrorismo de Estado (el PC Argentino sostenía que Videla era progresista, no así Pinochet), la demencia de una sociedad cada vez más enferma. Y volver una y otra vez sobre hechos revolucionarios, míticos, populistas, progresistas, de algo que forma parte del delirio argentino. Por supuesto, caro lector, Hugo del Carril fue otra cosa.

Carlos Penelas
Buenos Aires, enero de 2010

1 comentario:

  1. Quijotes demagogos y destartalados ( la política en Argentina)
    40 años o mas , donde un océano verde interminable y una tierra tan generosa se desperdicia de la forma mas descarada e insolente que se pueda concebir .
    Tantos años de monarquías disfrazadas de democracia , cometen todo tipo de herejías con una impunidad que la envidiaría hasta el mismo lucifer .
    Izquierdas y derechas en sus eternas peleas , van dejando surcos de sal , deudas descomunales y una crisis social como nunca se vio .
    Cada presidente llegara con su ropa Cesar y con algunos discursos emotivos y patrióticos llenara las plazas de ciudadanos desperados clamando por la solución rápida y definitiva .
    Y el pueblo al poco tiempo , pagara una vez mas por cada voto regalado .
    Así una y otra vez , como un péndulo que va y viene , donde siempre el pasado será presente y el futuro no existe en el catalogo de los políticos .
    Endeudada , exiliada del mundo , miseria , droga y demasiado populismo perverso y mentiroso , así se vive hoy en Argentina , un país donde su tierra te lo regala todo .
    Cada mandatario que llega al poder instala su propia monarquía , no duda en colocar sus jueces al poder y obtener la mayor impunidad posible , divide a la sociedad en pequeñas islas irreconciliables ya sea por medio de la política o ideología , digamos que hoy cada ciudadano es enemigo de otro ciudadano .
    Con este autoritarismo comienzan a gobernar , el costo que se paga para mantener este sistema perverso es el dinero , prebendas , coimas , comprar voluntades , extorsión etc .
    Quizás esta forma de vivir tan peculiar hizo que el argentino adopte una forma egoísta de vida , indiferente , amante de cualquier feriado largo , mediático , agresivo etc. será porque aprendió por la fuerza claro , a vivir siendo feliz de a ratitos , frases como :
    - Disfruto hoy porque mañana no se sabe que pasara en este país...
    y tantas otras como “ Yo no fui “ o el clásico “Yo no soy así” nos da una idea concreta de adoptar un modo de vida en emergencia permanente .
    Argentina esta rota , exiliada del mundo y como si fuese poco sus amigos , son aquellos que la terminan de hundir del todo , cada partido instala su ideología y luego buscara sus pares , caso Chavez o Irán solo por dar un ejemplo , lo mismo hizo la derecha en su momento , aliada con la iglesia y un falso nacionalismo destruyo parte de su historia y partió de un sablazo certero a la sociedad en dos pedazos hasta el día de hoy .
    Repito , hoy el argentino es su propio enemigo y esta tan desesperado que votaría al mismo Satanás con tal de obtener un poco de estabilidad .
    Las empresas , inversores y empresarios no tienen mas remedio que acordar con el poder de turno , porque cualquier sindicalista les haría la vida imposible o el estado monárquico se apodera de la misma sin pedir permiso siquiera .
    Desde el exterior ningún inversor serio vendría a un país , porque no solo le brindan reglas claras de juego , si no que deberá vivir enrejado con cien cámaras de seguridad y en anonimato perpetuo , porque su vida aquí no vale nada .
    Jamás lo políticos mostraron tanto desparpajo y su falta de civilidad con el ciudadano
    No solo cobran cifras descomunales , si no que ni siquiera se presentan a sus funciones básicas , como concurrir al congreso y debatir leyes para el país .
    Sera que ya poco les importa la opinión del ciudadano , todo se reduce a robar hoy y guardar para mañana , dejar paso al que viene y vuelta a empezar ...
    Hoy sicólogos , sociólogos y opinologos de toda índole debaten si esto que padece la Argentina obedece al voto del ciudadano o tal vez a la maldita tradición heredada de nuestros ancestros .
    Creo que ya poco importa buscar el o los culpables , todos los países pasaron casi por lo mismo y hoy dejaron su historia para los libros , crecen y se expanden
    Argentina no , solo vive por y para el pasado , un misterio muy difícil de resolver.
    Gracias , mis editoriales como siempre se las piden a Google “ Jaker2 “

    ResponderEliminar

Taller literario