miércoles, 10 de febrero de 2021

Traducción al latín

El poema "Galicia", de Carlos Penelas, fue traducido al latín en la última edición de la revista digital "Lusitania", dedicada a Portugal y Galicia. Acompañamos el poema con las palabras de Radulfus, responsable de la publicación y traducción.


 

Gallaecia

Amplam et nostalgicam tenere te
desideravi. In timore quaerere quaesivi
illud quod olim meum fuerat.
Saepe, per noctes,
in exstasi ambulans te contemplari possum.
Olfactu mare percipio et lucos
tacitumque muscum qui me commovet
et nebulosam villam domo petrea latentem…
meamque umbram quadam ecclesia volitantem.
Saepe in mea somnia ascendis.
Saepe tua pulchritudo me contristat.
Attamen scio te meam esse, dulcissima,
in aeris relegationisque vigilia.


Galicia

He deseado tenerte espaciosa, nostálgica.
He querido buscar en el temblor
aquello que fue mío.
A veces, por las noches,
al caminar extasiado logro verte.
Logro oler la mar, los bosques,
ese musgo callado que conmueve,
esa aldea de niebla en la casa de piedra.
Y mi sombra flotante en una iglesia.
A veces te me subes a mi sueño.
A veces, tu belleza acongoja.
Pero sé que eres mía, dulcísima,
en el desvelo del aire y del destierro.

Carlos Penelas


Agradezco a este conocido escritor argentino actual su permiso para reproducir aquí este bello poema. Aconsejo vivamente visitar su sitio en la Red. También hallará el lector allí una traducción al gallego. Me permito decir ahora lo que sobre muchos poemas suelo decir, repetidamente y hasta el cansancio: este poema me parece hecho para mí. Si bien mi ascendencia es totalmente italiana, desde que me pagué a mí mismo la deuda de conocer Galicia, en 2018, me concedí una suerte de ciudadanía espiritual gallega y casi no hay semana en que no lea algún pequeño texto en gallego. Y los versos de Penelas me devuelven precisamente a los días que pasé en Santiago de Compostela y a los paseos que hice, desde allí, a otros sitios. Y siempre recuerdo ese musgo tenaz (de esa tenaz humedad invernal), sus montañas, sus laboriosas ciudades, sus camelias y sus varias aguas, sus soportales, sus callejas, sus manjares. Dicen que en otros tiempos los emigrantes gallegos sentían la nostalgia de su amada Galicia. Pues bien, a la inversa, tengo yo hoy, desde estas lejanas pampas, el ansia de ese nostos, soñando siempre con el retorno a esa romana región. Me dice muy bien Penelas, hablándole a la nai terra, que tal belleza “acongoja.” Ante los males, hay que buscar remedios. Y mis humildes remedios están en la memoria, que me permite, a mi modo, volver a dar la vuelta completa a las murallas de Lugo y ver desde lejos la Torre de Hércules. En fin, te dejo de molestar, caro lector, y copio abajo mi intento de traducción al latín; a un latín trabajoso, pero que intenta ser también homenaje a la romanidad de España. [Radulfus]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller literario