jueves, 31 de octubre de 2019

Invocación


Hay un tren que atrae el horizonte

como una viajera de cabellos nocturnos.

Un tren que fluye en viejas cartas

invocando collares y sollozos.

Vuelve sobre nuestro corazón

igual que madre y padre

al atravesar el esplendor del bosque.

Son moradas de pájaros que abanican

los cuartos irreales del sueño,

meandros de playas y silencios.

Inhabitable como la memoria

es el presentimiento de la amada.


Bajo estas nubes

es transparente la avidez del poema.


Carlos Penelas

Buenos Aires, octubre de 2019

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller literario