martes, 11 de abril de 2017

Se presentó "El huésped y el olvido"

El lunes 10 de abril se presentó en el Salón de la Editorial Dunken El huésped y el olvido.

Un público, entre los que se encontraban escritores, actores, artistas plásticos e intelectuales siguieron con atención cada secuencia del acto.


A continuación algunos fragmentos de lo expresado por el poeta.


En un ensayo que publiqué hace unos años, Fragilidad de lo visible, utilicé como acápite un verso de Horacio que pertenece a la Oda 7, del libro IV: Somos polvo y sombra. El título del libro que hoy presentamos tiene ese verso como referencia. Lo inmedible provoca pavor, se torna misterio y búsqueda. Lo cósmico es parte del cuerpo, forma un todo con el infinito al mismo tiempo que aflora, fluye el amor - recatado, sensual - de una visión que interroga el cosmos.

Siempre he pensado la idea de la literatura, del arte, como una mentira pero no falsa, no es una falsedad.


Uno tiene una biografía y una geografía imaginaria. Hay recuerdos, encuentros, revelaciones, epifanías. Es un sueño donde el fantasma está y no está.


En lo poético, en la vida cotidiana ya no existe más el vocabulario ético, el vocabulario estético. Por eso es difícil señalar lo esencial. Estamos contaminados por el engaño, por el desasosiego, por mitos y leyendas confusas, primarias.


La lectura es reunir secretas afinidades, veces circunstanciales que no se resignan al olvido.Una forma de plasmar fábula y belleza.


Marita Rodríguez-Cazaux estuvo imposibilita de concurrir. A ella el poeta dedicó el acto.


Rocío Danussi leyó tres poemas. A continuación uno de ellos.

NAVEGACIÓN DE LA ALDEA
Sobre el vacío, en la agonía del hambre,
perseguidos por el horror y el despojo,
en naves que buscaban otro universo,
dejando atrás liturgias, señoritos,
lo doliente que acuña la sombra y la tragedia.
Iban con el miedo, iban libres.
No tuvieron espejos ni calma ni balanzas.
Había palabras cálidas atravesando
la tristeza en los ojos perdidos de los hijos.
Volaba la ternura callada de las noches.
Era un viaje de herida y griterío.
Dejaron la aldea para buscar
el paraíso perdido de los mártires
la acumulada realidad del cansancio,
el viento en la alborada de la rosa.
Esta es la mitología de mi nombre,
la generosa herencia de mis padres.


Alfredo Plank se refirió brevemente al libro, a sus imágenes y al cuadro de portada que se encuentra en la región de Toscana.


Cerró el acto Javier Ares Yebra con emotivas palabras en torno a la amistad, la creación, la música y la poesía.


Abrió su presentación con una obra de su autoria que denominó El huésped y el olvido. Luego ejecutó Canarios de Gaspar Sanz y posteriormente Chove en Santiago. Finalizó con un bis: Asturias de Isaac Albéniz.



Al finalizar se sirvió un vino de honor.

1 comentario:

  1. Mil gracias, querido y admirado Carlos Penelas, por tu generosa disposición al dedicar el acto de la presentación de tu poemario "El huésped y el olvido". En espera de restablecerme prontito, te abrazo con afecto hasta poder hacerlo personalmente.

    ResponderEliminar

Taller literario