viernes, 14 de agosto de 2015

Un poeta y un fotógrafo

Carlos Penelas por Emiliano Penelas


Los poetas y los fotógrafos han sido cómplices, uno de cada lado de la lente ,para lograr maravillosos retratos a lo largo de la historia, es necesaria una simbiosis, un silencio interior, un vínculo tácito entre uno y otro para que la magia de la imagen se devele.


En este caso son padre e hijo quienes se citan y entraman el lenguaje fotográfico, entregarse desde esa confianza que implica dejarse interpelar por el ojo del otro, es en este caso doblemente valioso.Un padre poeta, un hijo fotógrafo, dos miradas que son una sola, la visión de un mundo íntimo, familiar y que a la vez deja una huella para la eternidad.


Texto: Eugenia Limeses

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller literario