Padre Orfeo

by - sábado, enero 18, 2014



Morire è nulla; perderte è difficile.
Umberto Saba

Me detuve frente a pinos y araucarias.
Parecía que la noche comenzaba a celebrarse.
Sentía una palpitación de médanos,
el olor del salitre, el sol del mediodía
junto al muelle abandonado de fábulas
y gaviotas asombradas, inquietas.
Entonces fue cuando no supe de verdad
si estaba soñando
o era mi padre que llegaba
hasta mi desde el silencio.
Solamente su imagen
hacia flotar el viento sobre el mar.

Carlos Penelas
Mar de Ostende, enero de 2014

You May Also Like

1 comentarios

  1. Hermoso poema, como todos los de Carlos Penelas.
    Lo leo y me parece ver al poeta contemplando el paisaje marino con la vista fija en la frontera del mar y el cielo.
    Marta S. Siciliano

    ResponderEliminar