domingo, 24 de marzo de 2013

Nocturno

Cierro mi mano y siento la tierra que el campesino arrojó, sombrío, en el mar.
La belleza del pájaro bogador perdido entre las nubes. Ausencia; tiempo callado o distraído. Aún en estos días de destrucción y de ceniza.

Carlos Penelas
Buenos Aires, 20 de marzo de 2013



1 comentario:

  1. Carlos Penelas:
    Muy bello texto, evocativo de las esperanzas de los mayores, que aun no se han cumplido.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Taller literario