martes, 3 de enero de 2017

Almuerzo libertario

Gracias a la generosidad del amigo y artista plástico Alfredo Plank conocí a Carlos Scharf, más conocido como "Puchero", una leyenda anarquista de la F.O.R.A.


Almorzamos los tres en un bodegón del sur. Una pequeña isla donde pudimos hablar de sueños, de estrellas y de mares. La poesía y la pintura nos llevaban a la imaginación. Nos acompañaron, vinieron a nosotros Gorki, Panait Istrati, Maeterlinck, Lanza del Vasto, Krishnamurti, Camus, Orwell, Rolland, Kropotkin, Landauer, Rocker...y tantos compañeros de la Federación Libertaria y de la F.O.R.A.

Historias, anécdotas, huelgas, proclamas, insurrecciones, flotaban a nuestro alrededor, nos hicieron evocar y sostener el ideal moral, el ideal de belleza, el ideal de la humanidad.


Felizmente existen seres como Plank o como Scharf con especial sensibilidad y grandeza que convocan a la emoción y el estímulo. De allí esa capacidad de ver en lo múltiple, en lo bello y en lo desdeñable, en la ingenuidad creadora y en la fina ironía, en la sordera y la ignorancia que se adueñan del éxito y del encumbramiento de seres inferiores. Por eso nuestras blasfemias contra las doctrinas, las ideologías, el autoritarismo y la imbecilidad. Y hablamos también de la vulgaridad que se apodera de cargos y homenajes.

Un almuerzo que nos indicaba el camino, la realeza de espíritu. Un almuerzo que despertó - una vez más - el entusiasmo casi sagrado o dionisíaco hacia la Utopía.

Carlos Penelas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Taller literario